Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email

Histórico: Argentina aprueba la legalización del aborto y la «marea verde» celebra en todo el mundo

Foto: @ajplusespanol

Por Nicole Beretta

Tras una discusión que duró alrededor de 12 horas, el Senado trasandino votó a favor de la iniciativa que contempla la legalización del aborto hasta la semana 14 de gestación. Hubo 38 votos a favor, 29 en contra y una abstención, el resultado fue más amplio de lo pronosticado.

El pasado 11 de diciembre, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto impulsado por el presidente Alberto Fernández y entre la tarde de ayer y madrugada de hoy le tocó votar a la cámara alta.

En América Latina, miles de mujeres y adherentes al movimiento por el aborto legal celebraron con euforia el resultado. También festejó el jefe de Estado argentino, quien escribió en su cuenta de Twitter: «El aborto seguro, legal y gratuito es ley. (…) Hoy somos una sociedad mejor que amplía derechos a las mujeres y garantiza la salud pública”.

Personas y organizaciones feministas expresaron a nivel mundial su emoción en redes sociales y manifestaron su anhelo de que la acción se replique en sus países, haciendo hincapié principalmente en los abortos clandestinos. Según la Organización Mundial de la Salud, de 42 millones de abortos inducidos al año, 20 millones corresponden a intervenciones en condiciones inseguras, las que en muchas ocasiones provocan la muerte.

Tras lo anterior, el país sudamericano se convirtió en la nación más grande de Latinoamérica que legalizó la interrupción del embarazo, opción que también está permitida en Uruguay, Cuba, Guyana y en Ciudad de México.

Te invitamos a revisar el artículo de Raimundo Irazabal, que habla sobre cómo el proceso de Argentina podría incidir en Chile:

https://cooleruai.com/2020/12/17/chile-frente-al-avance-del-proyecto-para-legalizar-el-aborto-en-argentina/

Share on twitter
Share on facebook
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp

Ahora la criticada eres tú

La lógica de oposición de la ministra del Interior Iskia Siches, desde que etiquetó a Piñera II como gobierno de los infelices, le parece haber pasado la cuenta en su forma de hacer política. La ciudadanía tiene hambre de una muestra de profesionalismo que se encuentra al debe, quedando en evidencia que lo nuevo no siempre es bueno.