Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email

El silencioso efecto de la contaminación vehicular

Por: Catalina Riesle Ruiz-Tagle

Las autoridades establecieron Alerta Ambiental en la Región Metropolitana (RM) este martes. La situación se produjo por un fenómeno medioambiental llamado anticlón, el cual es responsable de la ausencia de precipitaciones. A partir de esta situación, y al ser una ciudad que se rodea por montañas y que se estructura en cuenca, Santiago ha sido afectada por una escasa ventilación, de tal forma que se traduce en una mala calidad del aire.

Esta resulta ser la primera prevención que se emite respecto a la contaminación vehicular en la RM, y es por esto que se ha hecho un llamado a tomar precauciones para el cuidado de las personas. Lo anterior a raíz de que este factor medioambiental es un desencadenante de crisis de asma y Epoc.

Según cuenta Myrtha Reyes, Médico Broncopulmonar del Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso, en Chile, enfermedades respiratorias como el asma, prevalecen en un 10%, siendo esta mayor en niños. “Estamos hablando de patologías respiratorias frecuentes que se ven afectadas por la contaminación ambiental y son de alto impacto en la salud en nuestro país”, añadió. 

Frente a las advertencias, distintos especialistas han hecho un llamado a respetar las medidas que aconsejan las autoridades. En conversación con Camila Guerrero, Kinesióloga independiente especialista en el área respiratoria, señala la importancia de no pasar por alto el efecto de la contaminación, porque “las personas no hacen mucho caso con respecto a dejar de utilizar el auto, moverse más a pie o en bicicleta y otros tipos de transporte. Entonces creo que la contaminación ambiental está un poco más dejada de lado”, dice.

Las diferencias entre comunas

Las repercusiones de esta congestión atentan principalmente a la ausencia de las lluvias, que principalmente despejan el aire. Por la zona en la que está ubicada la Región Metropolitana que “al vivir en una especie de cuenca, la condensación es mucho mayor y hace que todo el smog y lo que emana un vehículo, se mantenga concentrado. Esto hace que, en invierno, época en la cual existen más enfermedades respiratorias, haya un agravo en las enfermedades”, menciona la kinesióloga, Camila Guerrero. Debido a esta falta de precipitaciones, hay un aumento sostenido de enfermedades que se agravan por obstrucción.

A pesar de que la RM es el foco de preocupación por las autoridades, existen comunas que están más afectadas que otras. Así lo muestra un estudio llamado “Ranking Nuevos Aires 2021”, el cual demuestra que las comunas de Peñalolén, Independencia y El Bosque superan el 50% del nivel permitido de concentraciones.

Según la información entregada por las autoridades, actualmente, la calidad del aire alcanzó un nivel denominado “regular” en las estaciones de Cerro Navia, Cerrillos, El Bosque, Quilicura y Talagante. Estas zonas se muestran más críticas que el resto de las comunas de Santiago, las cuales se encuentran en un “buen” nivel.

Conforme a esta situación, desde el 1 de mayo hasta el 31 de agosto de 2022, se prohibirá la circulación permanente de vehículos motorizados con y sin sello verde, de acuerdo con lo indicado por la Seremi de Transporte. Para este miércoles no podrán circular por el anillo de Américo Vespucio los autos sin sello verde terminados en 8-9-0-1 y con sello verde que terminan en 4-5.

El efecto en la vida diaria

9 de cada 10 personas respiran aire contaminado, cifra que demuestra la gravedad de la polución existente en Santiago. La Médico Broncopulmonar, Mirtha Reyes, del Hospital Carlos Van Buren de Valparaíso, sostiene que el efecto en las personas al respirar este aire contaminado depende estrechamente de “el tamaño de las partículas en el aire, si estas son de 10 micras o de menos de diámetro (PM10) son capaces de alojarse en el pulmón, y si son de 2.5 micras o menos de diámetro (PM2.5) tras alojarse en el pulmón, pueden además pasar a la sangre y causar daños también en otros tejidos”.

En base a la repercusión que tiene la crisis medioambiental en las personas, se puede establecer un rango etario que está más afectado, que son las edades extremas de vida, es decir, niños y adultos mayores, pues, “son los más vulnerables a enfermar”, cuenta la especialista, haciendo distinción a que “no podemos olvidar en este tema a los adultos con patologías respiratorias crónicas, a las embarazadas, y los fumadores, todos ellos como  grupos de riesgo para afectarse más por contaminación de aire”.

        

Las palabras de Camila Guerrero, kinesióloga especialista en el área respiratoria, evidencian la necesidad de que exista conciencia social sobre este problema. Sumado a esto, Myrtha Reyes establece también la importancia de “aumentar las zonas de monitoreo de aire, y educar desde los colegios la importancia de tomar en cuenta estas mediciones”.

Share on twitter
Share on facebook
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp