Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email

El Barrio Yungay se pone la banda presidencial

A dos días del cambio de mando, el presidente electo, Gabriel Boric, comenzó a embalar sus pertenencias desde su departamento en Bellas Artes para llevarlas hacia su nuevo domicilio en pleno Barrio Yungay.  

Por Carmen Gloria Molina

Fachadas remodeladas, colores vivos y entorno impecable es el escenario que se aprecia en el entorno de la calle Huérfanos con el pasaje Hurtado Rodríguez, en pleno centro de la capital. Constructores entran y salen constantemente desde una residencia color menta, mientras los vecinos esperan la llegada de un habitante especial: el próximo mandatario de Chile.

“Ha sido todo positivo en cuanto a la llegada del presidente, porque se han preocupado de arreglar el entorno, pintar algunas casas y el tema de la seguridad fue automático por los protocolos de Carabineros, mucha seguridad”, señaló Eduardo Brieba, vecino y dueño de la disquería “Solo Vinilo”.

Por otra parte, residentes de barrios cercanos aparecen en el lugar en busca de novedades respecto a Gabriel Boric. El director de televisión, Werner Giesen, llegó en bicicleta junto a su pequeña hija con un propósito especial: “Vivo en el Barrio Brasil, a unas ocho o diez cuadras deben ser (…) Ahora venimos a entregarle un regalo al presidente, pero no es un regalo nuestro, es de otras personas que nos pidieron, nos dijeron que tenían que viajar y que, si podíamos venir a dejarlo”.

El Barrio Yungay fue bautizado así finalizada la guerra contra la confederación Perú-boliviana por el Presidente Joaquín Prieto en 1839. El sector destaca por ser de grandes casonas, calles empedradas y auténtico patrimonio cultural, rodeado de almacenes, plazas, entre otros.

Polémica llegada

Sin embargo, la presencia de cuatro carabineros y el bloqueo de la calle Huérfanos entre Libertad y Esperanza es un obstáculo para algunos conductores y transeúntes. Patricia Díaz, vecina del sector, recalcó: “Están alegando porque esta calle está cerrada”. A pesar de aquello, “(la calle) no es tránsito de locomoción colectiva, entonces pienso que no implica nada. O sea, que el auto se dé la vuelta no tiene mayor relevancia”, agregó Díaz.

Según Brieba, el presidente electo ha mostrado preocupación ante las consecuencias de su llegada al Barrio Yungay. El pasado martes 8, Boric fue a la disquería por tercera vez y le preguntó a Brieba “cómo estaba, y que, si acaso había tenido problemas con las vallas papales, que estaba un poco preocupado, porque él no quería incomodar a ningún vecino, pero siempre va a haber alguien que no le va a gustar po”, concluyó el dueño de “Solo Vinilo”.

Mientras tanto, los registros en redes sociales muestran que la mudanza continúa y los habitantes esperan convertirse en los vecinos del futuro Presidente de Chile.

[masterslider id=»1″]

Share on twitter
Share on facebook
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp