Clínica

*Este es un trabajo realizado con fines académicos


Salud en tiempos de pandemia

La llegada del Covid-19 removió desde lo más profundo todos los aspectos de nuestra vida. Se hizo costumbre, el día a día, en un encierro que parece no terminar. Sin embargo, no todo queda atrás.


Dos expertas, dos mujeres que se ponen la camiseta

Cecilia Mandiola: “Caminando acompañado, pensando que sí se puede”

Dedicada a la inclusión y a los niños con Síndrome de Down, la pediatra advierte que “una no puede hacer nada sola, menos en salud”

Por: Valentina Guardia y Claudia Schäffer

Cecilia Mandiola estudió medicina en la Universidad de Chile gracias a una beca. Así, se transformó en pediatra y después se apuntó en un internado en neonatología, ya que en “su época”, como señala, no existían becas de esa especialización.

Cuenta que ha hecho bastantes cosas en su vida. Comenzó formándose en el hospital Calvo Mackenna, situado en la comuna de Providencia, aunque debió hacer una pausa en su carrera profesional por su maternidad ya que, a pesar de que solo quería tener tres hijos, la vida terminó dándole seis. Una mujer firme y comprometida con lo que hace. Además de ser jefa de calidad de la Clínica Alemana ejerce como docente.

Tiene más de 35 años de trayectoria en los que ha demostrado su compromiso por la medicina en distintas áreas relacionadas con la inclusión: creó el Protocolo de Acogida de Niños con Síndrome de Down y en 2016 fue elegida como una de las 100 mujeres líderes de Chile.

Hoy la pandemia le hizo replantearse la vida y pensar en nuevos desafíos.

“Vacunaba a las muñecas”

  • ¿Cuál fue su motivación para estudiar medicina?
  • Desde chica siempre me gustó. Curaba a gatitos que se lastimaban y vacunaba a las muñecas. Cuando terminé el colegio, los profesores me decían que estudiara derecho porque era buena para alegar, pero al final postulé a medicina, ya que es lo que más me gusta. La motivación siempre la tuve de pequeña. Inicialmente yo quería ser cirujano, pero en el camino fui cambiando. Me enamoré de los niños y también pensaba que podía dar más de mí porque verlos enfermos es bien terrible. Entonces es una manera donde puedo hacer mucho más y trabajar con las familias, porque cuando se enferma el niño, la familia también se enferma.
  • ¿Qué significó para usted haber sido escogida como una de las 100 mujeres líderes del país por El Mercurio en 2016?
  • Cuando me comenzaron a llamar pensé que me estaban leseando. Me pasé una semana entera cortando el teléfono, hasta que me llamaron. Pensaba que era imposible, me sorprendió bastante. Era algo que ni siquiera sabía que existía o que me hubiera imaginado. Después cuando llegué a la ceremonia que fue en El Mercurio, ahí había mucha gente de todas partes, hasta de Isla de Pascua, pero también me di cuenta de que sabían harto de mí, y eso me sorprendió, yo no me había dado ni cuenta. Fue una sorpresa y es un premio que es para mí porque me pusieron el nombre, pero una no puede hacer nada sola, menos en salud. Una tiene que ser lo suficientemente inteligente para saber que no se puede trabajar sola y que este premio fue gracias a mi grupo de trabajo. No es solo mío, es de muchos.
  • Se nota una mujer muy firme… ¿Tiene algún miedo personal?
  • Miedo siempre uno tiene, que las cosas no resulten como uno quiere, por ejemplo. Pero siempre he pensado que los sueños tienen que ser más grandes que los miedos. Los miedos se pueden manejar, aunque una a veces puede tener miedo de muchas cosas y te paralizas, hace que no pienses bien y eso daña mucho el entorno y tus relaciones personales. Yo soy bastante positiva en la vida, no estoy diciendo que me la he llevado fácil. A veces te dicen cosas pesadas, pero a lo mejor no se dan cuenta lo que están diciendo, entonces una tiene que sobreponerse.

Motivada por la inclusión

Un lema alienta su compromiso con la inclusión: Caminando acompañado, pensando que sí se puede”. Impregnada por este espíritu, su trabajo con los menores de edad le permitió centrar su atención en una necesidad: los niños con la condición de Síndrome de Down, área que es un desafío porque no ha sido abordada de la mejor manera.

  • ¿Cuál fue su motivación para crear el Protocolo de Acogida de Niños con Síndrome de Down?
  • Mi motivación fue que los niños con Síndrome de Down siempre fueron mirados en menos, nadie los quería, ni siquiera los médicos estaban preparados para atenderlos bien entonces así fue naciendo la necesidad.  El protocolo surgió a partir de una colega enfermera que tenía un hijo con Síndrome de Down. Nos apoyamos y cada vez que nacía un niño con esa condición nos juntábamos y ayudábamos con una palabra de aliento y de esperanza a los padres y así, se fueron añadiendo matronas, doctores e internos.
  • El protocolo se llama Acoge Down y lo principal de la orientación que proporcionan es el acercamiento con los padres al tema, la entrega de manuales educativos para guiarlos y teléfonos de especialistas ante las dudas que tienen. Tratamos de enseñarle al equipo de salud qué es lo que tienen que decir y qué es lo que no tienen que decir ya que por años se discriminó a estos niños y a sus mamás. Hoy día se sabe que eso es parte de los mitos y las creencias erróneas.
  • Hoy día el mundo es mucho más abierto, hay mucha más tolerancia. Nosotros lo que hemos querido es visibilizar un problema que estaba oculto, que la gente le había echado tierra encima. A través de esto es como nació hacer todos los años un curso.
  • Ahora nosotros estamos con Jornada de Avance en Síndrome de Down, hemos hecho dos jornadas, pero este año debimos posponerla por los efectos de pandemia. Estos cursos sirven para que vengan médicos de hospitales pequeños, mamás, papás, todos los que quieran aprender y así ver que es posible que su niño llegue lejos. Nosotros le decimos ‘le va a costar, pero lo va a lograr’. Esa es la cosa, caminar acompañado pensando que sí se puede.

Sueño de muchos niños

Ella cuenta que surgió la necesidad de un policlínico para complementar el programa y así hacer el seguimiento del control y atención que los niños necesitan.

Orgullosa, dice que ahora con la tecnología y el acompañamiento de los padres, el niño con síndrome de Down puede ser detectado antes de nacer. Esto permite a los padres que tienen miedo, angustia y dudas, encontrar esperanza de que el camino para el desarrollo del bebé es posible. Una esperanza, gracias a las entrevistas y la preparación que les pueden brindar.

El proyecto no se limita solo a los padres, sino que también apunta a la legislación. Ya han expuesto  siete veces en el congreso sobre el tema.

  • ¿Qué es lo que expusieron en el congreso?
  • El avance que tienen las personas en Síndrome de Down, mostrando sus diversos emprendimientos que tienen. Llevamos un chico de la iniciativa “Sembrando Vida” que hacía huertos tradicionales y él enseñaba en colegios a los niños cómo hacerlo. También, el proyecto de “Salvando vidas y Rompiendo barreras”, donde se contaba la historia de cuatro jóvenes que hacían diferentes actividades. Una de ellas hacía galletas, una pyme que se llama Deli Galletas. Después otro joven que era técnico agrícola. Así fuimos avanzando y con trabajos de integración sensorial, que es una parte importantísima para el desarrollo de todos los niños que necesitan más apoyo.
  • ¿Tiene algún proyecto futuro para continuar trabajando con los niños con Síndrome de Down?
  • Lamentablemente esta pandemia nos está tirando para abajo pero no lo está destruyendo todo. La idea es crear un centro de estimulación y desarrollo para los chicos que tienen Síndrome de Down. Este año no podrá ser, pero esperamos que sea el próximo ya que tenemos el sueño y el de muchos niños esperando que esto se concrete.

Más allá del Covid -19

  • ¿Qué medidas sanitarias han tomado en los centros de salud en los que trabaja?
  • Las medidas de higiene dentro de la institución son fuertes, las consultas pediátricas estuvieron suspendidas mucho tiempo casi un mes y ahora recién se están abriendo. Ahora hay dos pediatras. La consulta es sanitizada: uno se cambia la ropa, se pone delantales desechables, además las medidas de protección, guantes, mascarillas, escudos faciales. También, cada vez que entras a la clínica te toman la temperatura y debes sanitizar tus manos. Los adultos van solos a las consultas y los niños pueden entrar acompañados solo de un adulto, en las cirugías se toman las pruebas de coronavirus.
  • ¿Cuáles han sido los nuevos desafíos personales que ha enfrentado en esta crisis sanitaria?
  • La llegada del coronavirus nos ha afectado directamente a los profesionales de la salud. Nos transformó la vida para siempre y comenzaron una serie de nuevos desafíos. Uno de los primeros desafíos de la pandemia es no creer que uno está en un sueño, porque cuando te dicen la palabra pandemia, es algo fuerte y una como profesional nunca soñó que iba a vivir algo así. Cuesta mucho entenderlo y que las personas tomen consciencia porque el virus no se nota a simple vista. Pero en general la gente que es médico, lo es por vocación, uno lo lleva en el ADN, por lo tanto, una pandemia es algo que te va a cambiar la vida para siempre y a pesar de que vienen nuevos desafíos, también hay nuevas oportunidades.

Doble riesgo: el cuidado del cáncer en tiempos de pandemia

Tenemos la camiseta más que puesta y un tatuaje en el corazón con los pacientes”, recalca la nutricionista oncóloga

Por Francisca Varas

Los datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE) demuestran que en 2017 el 25,9% de los decesos ocurridos en Chile fueron ocasionados por el cáncer, esta enfermedad que no discrimina edad ni género y que constituye la segunda causa de muerte de la población.

Con el objetivo de diagnosticar, tratar, rehabilitar y acoger al paciente, cientos de recintos de salud siguen en su lucha contra el cáncer a pesar de la pandemia. Para Pamela Jara, nutricionista oncóloga del Centro Integral de Oncología de la Clínica Alemana, del área de Hemato Oncología, el trabajo que se está realizando en tiempos de Covid-19 es heroico y valiente, tanto para los pacientes como para el equipo profesional.

Durante nueve años se ha desempeñado en esta labor, que considera hermosa a pesar de lo duro y triste que pueda ser para quienes no están inmersos en este mundo.

Su trabajo se destaca porque pertenece al comité de trasplantes de médula, servicio que, comenta, ha sido de los pocos que han debido frenar en esta situación de Covid-19.

“Mi trabajo es muy demandante, los pacientes con cáncer son un mundo aparte que consume. En muchas oportunidades termino mi día laboral y me doy cuenta de que no he ido al baño desde que ingresé, porque el tiempo se pasa muy rápido”, relata. Así, su labor se ha transformado en una situación de constante desafío no solo para ella, sino que también para el equipo profesional que lo compone.

“Una maratón contra el tiempo”

Y a pesar de mantenerse en la primera fila con sus pacientes, desde su infancia padece un asma severa, enfermedad que la expone a estar dentro del grupo de riesgo, al igual que aquellos que atiende.

“Tengo sentimientos encontrados”, confiesa, “porque los pacientes se deben seguir atendiendo igual. El paciente con cáncer es una maratón contra el tiempo, ellos deben seguir realizando sus tratamientos porque de eso depende tener un poco más de vida. Para mí, es un tema, porque mis pacientes se transforman en mi familia y tenemos muy claro que va a llegar un momento -bueno, el momento que estamos viviendo ahora- en que van a fallecer muchos, lo que me causa pena y miedo. Miedo por mí”, relata.

A pesar de su preocupación, compartida por el equipo de profesionales, el compromiso y la valentía también son aspectos esenciales de la labor, sobre todo en el contexto de una pandemia. “Es parte de la vida, no teníamos contemplada una pandemia, pero es parte de… Si antes admiraba lo que todos hacemos acá, ahora me saco el sombrero”, recalca.

“Súper especiales”

Médicos, enfermeras, nutricionistas, auxiliares y todos quienes trabajan en entregar el mejor servicio a quienes padecen de cáncer, han debido aumentar las medidas de seguridad y el cuidado de cada acto.

“Los que trabajamos con gente con cáncer somos súper especiales, y no porque te lo diga yo. Nosotros tenemos la camiseta más que puesta y un tatuaje en el corazón con nuestros pacientes, entonces hay una rigurosidad que conmueve”, comenta.

Todos los equipos se encuentran realizando aislamientos estrictos y han creado, también, momentos de contención entre ellos porque saben que, así como la carga laboral aumentó, en su momento también lo hará la emocional.

“Hoy aún estamos bien, no tenemos pacientes con Covid-19 ni personal infectado. Eso nos da fuerzas, sabemos que llegará el día donde nos necesitaremos más”, planteó.


 Conversatorios

La telemedicina en el combate ante el deterioro de la salud mental en Chile 

Conversamos con el Doctor y Psiquiatra Ariel Zúñiga respecto a las novedades de la telemedicina, sus fallos y las oportunidades que trae para combatir la salud mental en el aumento de cuadros psiquiátricos en nuestro país tras la llegada del Covid-19.  

Por Gerónimo Ribas


Cómo cuidar nuestra alimentación en tiempos de pandemia

La nutricionista Consuelo Díaz, nos comenta lo importante que es tener una alimentación balanceada y llevar una vida balanceada para comenzar a disminuir los casos de obesidad en el país, además de prevenir enfermedades como la diabetes, la hipertensión entre otros considerando que, según la Organización de Desarrollo Económico, en Chile el 74% de la población adulta tiene sobrepeso.

Por Michelle Álvarez y Sebastián Olivares


¡Para no olvidar!

La detección temprana del cáncer es fundamental para un tratamiento oportuno, sobretodo en los que suelen ser pesquisados gracias a exámenes rutinarios. El cáncer de mamas y el cáncer cervicouterino son dos enfermedades que pueden detectarse con procedimientos sencillos, salvadores de vida ya que el cáncer de mamas es el que cobra más vidas de mujeres en Chile y cuya detección precoz aumenta un 90% las posibilidades de tratamiento.

Por Ivo Volaric


El control periódico de niños y lactantes no debe dejar de ser una prioridad para los padres, más aún en momentos de pandemia. La atención del pediatra es fundamental durante los primeros seis meses de vida para el monitoreo de un crecimiento y desarrollo óptimo, así como también para la detección temprana de alguna enfermedad que puede generarse en este periodo.

Por Ivo Volaric


Finalmente, otro control que no puede faltar y debe estar al día son las vacunas. Los calendarios de vacunaciones han sido parte de nuestro sistema de salud desde hace más de 40 años y corresponde a uno de los mejores avances en salud pública después del agua potable.

Por Ivo Volaric


¿Qué información sobre el Covid-19 es un mito?

De acuerdo con información entregada por la Organización mundial de la Salud, se desmitificó, por ejemplo, que los secadores de baños públicos no matan el virus.  Para enterarte de más mitos mira la secuencia de imágenes.

Por Rocío Maruri


Aún queda luz

Transfusión de Plasma: una posible esperanza para vencer el Coronavirus

Un método que funcionó antes en la histórica lucha de la humanidad contra las pandemias, hoy podría ser la solución a la mortalidad del Covid-19.

Por Fernando Ríos


La humanidad sigue latente

A %d blogueros les gusta esto: