Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email

Banco Central estima que la economía crecerá entre un 1% y 2% este año, con una inflación cercana al 10%

El Informe de Política Monetaria (IPoM) mostró una desaceleración de la economía chilena, por lo que recortó su crecimiento para este año y no descartó una recesión en 2023.

Por Valentina López

El Banco Central dio a conocer el primer Informe de Política Monetaria (IPoM) bajo la presidencia de Rossana Costa, donde se da cuenta de un mayor deterioro en la actividad económica de lo que se había proyectado en el informe de diciembre del 2021 para este año. El ministro de Hacienda y expresidente del Banco Central, Mario Marcel se refirió al tema y dijo que “esas cifras y proyecciones muestran una economía con características que corresponden a lo que se ha venido anticipando”.


Según las cifras entregadas en el IPoM, se estima que la economía crecerá entre un 1% y 2% este año y entre un -0,25 y 0,75 en 2023, lo que representa cifras de crecimiento más bajas de lo que habían proyectado en el mismo informe de diciembre de 2021, donde se evaluaba una expansión entre 1,5% y 2,5%. “En el escenario central, en 2022 y 2023 la economía crecerá por debajo de su potencial, condición necesaria para que se reduzca la brecha que se provocó a partir del excesivo aumento del gasto observado el año pasado. A esto se sumará una reducción del precio de los combustibles respecto a sus niveles actuales y un TCR que descenderá, pero seguirá por sobre sus promedios de los últimos 15 o 20 años”, se indica en el informe.


Ya en 2024, el Banco Central estima que la economía retomará tasas de expansión acordes a su potencial, expandiéndose entre 2,25 y 3,25. “Efectivamente, lo que incorpora este IPoM es una evolución en la cual vamos a ver varios trimestres con caída del producto. Lo que estamos viendo es que en buena medida un componente muy importante de la inflación que estamos teniendo obedece a una demanda importante, eso significa que estamos produciendo por sobre lo que son nuestras capacidades productivas y eso está generando tensión en los precios y alimenta un proceso inflacionario”, comentó Rossana Costa, presidenta del Banco Central.


El ministro de Hacienda, agregó que: “Es una economía que durante 2022 tiene que irse balanceando, después de un año tremendamente expansivo como fue 2021, donde la economía llegó a estar en una situación de sobrecalentamiento que presionó la inflación”, explicó.


EI IPoM mostró unas altas cifras de inflación, que llegará cerca del 10% a mediados de año. En el informe se mencionó “más de la mitad de esta sorpresa correspondió a mayores incrementos en los precios de los bienes considerados en el IPC subyacente. Una parte menos relevante de la sorpresa provino de los precios de alimentos y de los combustibles incluidos en su componente volátil”.

La presidenta del Banco Central relató al respecto que “lo que estamos haciendo es incorporar en la economía un ajuste suave, lo más suave posible para que la inflación converja dentro de un periodo de 3 años. Lo que nos lleva a que los niveles se ajusten hacia abajo, eso es lo que hay detrás de esas tasas negativas y por lo tanto es parte del proceso necesario para que la inflación converja a sus niveles de 3%”, esto se estima que ocurra a mediados del 2024, pero comenzará a bajar a fines del 2022.


En el contexto de intensificación de la inflación, el Banco Central ha tomado medidas para acelerar el proceso de normalización monetaria y la Tasa de Política Monetaria (TPM) ha ido aumentando más rápido de lo que se había previsto. Desde que comenzó a incrementarse, en julio de 2021, ya ha subido en 650 puntos base, y solo en los meses de 2022, de enero a marzo, la tasa se incrementó en 300 puntos base, subiendo ayer de 5,5% a 7%. “El aumento de la Tasa de Interés que se dijo ayer de 150 puntos base sería el último de estos ajustes tan grandes, previendo ajustes de menor escala en los meses siguientes. Si uno observa el corredor de tasas del informe, en el último trimestre ya comenzarían a revertirse, de la mano de una inflación que empezará a desacelerar de manera importante en el segundo semestre”, comentó el ministro de Hacienda.


Asimismo, el economista Roberto Gormaz, dijo que: “Esto si bien es complejo, también es necesario, porque necesitamos frenar la inflación durante el 2022, para posteriormente generar un proceso de crecimiento. Si bien toda la gente está asustada, debemos recordar que en el 2009 hubo mucha más inflación que hoy, llegó a 8,25%, lo más alto desde la vuelta a la democracia”, declaró.

Con respecto a la guerra en Ucrania y sus efectos en la economía chilena, Elias Albagi, Gerente de División Política Monetaria del Banco Central de Chile señaló que: “Estamos anticipando que el crecimiento para los socios comerciales de Chile va a ser un 0,6% menor este año, eso principalmente por la guerra de Ucrania y también un poco por el proceso de alza de la Tasa de Interés que estamos viendo a nivel mundial”. Roberto Gormaz agregó que: “La guerra con Ucrania nos afecta desde tres perspectivas. La primera es el combustible, la cantidad de petróleo que se comienza a exportar o importar comienza a estar más cara y a eso también se le suman los costos de la energía”.


A todo esto, se le agrega el alza del dólar, que tuvo un aumento y quedó al borde de los $790 luego de la publicación del IpoM de marzo, esta cifra representa la mayor alza diaria desde el 4 de marzo de este año. Algunos analistas afirman que esto se debe a las menores expectativas que existen en torno al crecimiento de la economía chilena y el incremento de la inflación. Gormaz lo ve como una “reacción política, que tiene relación con el miedo que existe hacia el quinto retiro”, el que califica como una irresponsabilidad política y algo que aumentaría mucho más la inflación.

Share on twitter
Share on facebook
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp