Share on twitter
Share on linkedin
Share on facebook
Share on email

Aborto sí, aborto no, eso lo decido yo: EE.UU. podría revocar la interrupción del embarazo como un derecho

Por Catalina Guerrero

La noche de este lunes se filtró un documento que indica que la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos busca revocar el fallo “Roe contra Wade”, el cual protege, a rango constitucional, la libertad de las mujeres para abortar. Si la medida llegara a concretarse, gran parte de los estados del país podrían prohibir la interrupción del embarazo, cambiando el estado de este derecho en miles de mujeres.

Durante la jornada del martes, la Corte confirmó la existencia del documento que anula la resolución que permite el aborto y que que los estados del país puedan crear sus propias leyes y restricciones en torno a este tema. 

La bomba noticiosa desencadenó protestas en distintos rincones de Estados Unidos y hoy forma parte de la agenda del Partido Demócrata, pues la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, y el presidente Joe Biden, manifestaron su desacuerdo frente a esta acción y se demostraron públicamente contrarios a atacar los derechos de las mujeres. 

Roe contra Wade

Una joven de 25 años, nombrada bajo su seudónimo “Jane Roe” desafió la legislación estadounidense tras querer interrumpir su embarazo de forma legal y segura. 

Roe vivía en Texas, un estado donde el aborto se consideraba como delito a excepción de cuando la vida de la madre estaba en riesgo, al igual que en toda la nación por no estar contenido en la constitución.

Henry wade, fiscal de distrito del condado de Dallas, era el defensor principal de la ley contra el aborto. Por esta razón, el nombre del caso se conoce como “Roe contra Wade”.

El 22 de enero de 1973, la Corte Suprema de Estados Unidos anunció su apoyo a Roe y anuló la ley de Texas. En su fallo, la corte recalcó que el derecho a la privacidad es razón suficiente para que una mujer tenga el poder de decidir si interrumpir o no su embarazo. 

Giro de 180 grados para los derechos de las mujeres

El fallo “Roe contra Wade” otorga a las mujeres estadounidenses el derecho absoluto al aborto con el plazo de los primeros tres meses del embarazo y permite regulaciones gubernamentales en el segundo trimestre del embarazo.

Además, este declara que los estados pueden restringir o prohibir los abortos en el último trimestre a medida que el feto se acerca al punto en el que podría vivir fuera del útero y también establece que en el último trimestre, una mujer puede someterse a un aborto a pesar de cualquier prohibición legal solo si los médicos certifican que es necesario para salvar su vida o su salud.

Estos puntos son la clave para que las mujeres estadounidenses puedan tener la libertad de decidir sobre su propio cuerpo y garantizar la protección de su salud.

La amenaza actual

La bomba judicial que estalló gracias a la filtración publicada por el medio norteamericano “Politica”, mantiene el debate entre republicanos y demócratas y llenó las calles del país con manifestantes de ambos bandos. El plan redactado en el documento es derogar el fallo “Roe contra Wade” que garantiza el derecho de las mujeres a abortar a nivel federal. En el documento, la Corte afirma que la decisión debe ser anulada al “estar terriblemente equivocada desde un inicio”, opinión que refleja a la mayoría del máximo tribunal, destacada por ser tremendamente conservadora.

Por primera vez en la historia de Estados Unidos se filtra un documento relacionado a las discusiones realizadas al interior de la corte, lo cual se convierte en un hecho histórico para la política del país.

Se espera que la decisión definitiva se dé a conocer entre finales de junio y principios de julio y, de ser aprobada, más de la mitad de los 50 estados norteamericanos prohibiría automáticamente el aborto en sus territorios, dado que el fallo de 1973 les impedía desaprobar la interrupción del embarazo.

El cientista político, Rodrigo Arellano, afirmó que, al igual que en muchos países, en Estados Unidos los fallos de la Suprema Corte tienen la posibilidad de ser modificados al estado original o incluso de forma más radical. “La decisión queda en potestad de los poderes legislativos o perfectamente, en el sistema americano, en las cortes que fallan, ya que mediante ellos se construyen las legislaciones, no necesariamente por medio de constituciones. De hecho, la constitución de Estados Unidos es muy breve, un enunciado de artículos, y finalmente es la corte la que los hace propios y los aplica a la justicia”, explicó Arellano a Cooller.

La abogada y miembro de la Asociación de Abogadas Feministas (ABOFEM), Danitza Pérez, sostuvo que al tratarse de un borrador, este aún está sujeto a cambios y que el aborto siempre ha sido una de la dimensiones de los derechos sexuales y reproductivos y, sobre todo, uno de los más controvertidos en los distintos lugares del mundo. “Así, como vemos que hay países que avanzan lentamente a la consagración de este derecho y apertura, entendiéndolo como un derecho social, hay otros que después de haber avanzado retroceden”. 

“Este caso es importante porque garantiza los derechos de las mujeres e impide que los estados federales lo prohíban. Eso en sí mismo será significativo porque se consagra como un derecho. Sin embargo,  la aplicación de esta norma ha tomado distintas formas. Por ejemplo, hay Estados que sí permiten el aborto, pero solo hasta las seis semanas de gestación, y ese tiempo es tan limitado que muchas veces las mujeres ni siquiera alcanzan a darse cuenta que están embarazadas. Entonces, técnicamente, es una limitación al acceso al aborto, pero que cumple con el estándar de la ley. De esta manera, que se anule este fallo permitiría que los Estados nieguen el derecho al aborto. Por lo tanto, es un retroceso”, añadió la abogada. Además, mencionó que en ese sentido la idea sería avanzar en la legislación, que esté firme, que pase por el Congreso Nacional para que no sea tan fácil, como lo es hasta ahora, modificar el pronunciamiento de una corte, pues siempre quedará a disposición de cuál sea la posición mayoritaria de esta.

El Ambiente en La Casa Blanca

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, llamó esta semana a defender el derecho al aborto tras la filtración del fallo de la Corte Suprema. «Creo que el derecho de una mujer a elegir es fundamental (…) y la equidad básica y la estabilidad de nuestra ley exigen que no se revoque», manifestó la autoridad. Además sostuvo que la medida filtrada sería radical y que podría provocar otros cambios en la libertad de los ciudadanos, como en el matrimonio homosexual. 

Dicho esto, Danitza Pérez añadió que es importante la manifestación que da el presidente Biden: “Lo que hace es marcar una postura que él en lo personal podría no estar de acuerdo, trazando una línea entre lo personal y la obligación que tiene, junto a su equipo, como Estado de consagrar y avanzar hacia los derechos de las mujeres”. 

Por su parte, la vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, dio un discurso donde expresó su más sincera contrariedad hacia la anulación del fallo y acusó a los republicanos de atacar directamente los derechos de las mujeres. “¿Cómo se atreven a decirle a una mujer lo que puede y no puede hacer con su propio cuerpo?», dijo Harris. «¿Cómo se atreven? ¿Cómo se atreven a tratar de evitar que determine su propio futuro?”, expresó la política.

“Lo que debiese buscar en este caso el ejecutivo son alternativas que permitan consagrar este derecho como tal y que no sea una decisión que quede en el arbitrio de una corte sino que sea parte de una reforma constitucional, un proyecto de ley o en una normativa legal que no sea fácil de anular”, concluyó Pérez. 

Share on twitter
Share on facebook
Share on email
Share on linkedin
Share on whatsapp