Más-carillas: más de $70 pesos de diferencia entre comunas

Más-carillas: más de $70 pesos de diferencia entre comunas

Desde los 16 pesos de Pedro Aguirre Cerda, hasta los 90 de Recoleta: así varía el panorama de compra de mascarillas en algunos municipios de la Región Metropolitana. 

Por: M. Aspee, M. Mathieu, G. Ortega y Q. Soto.

Las mascarillas son un bien primordial al momento de combatir la crisis sanitaria que azota al mundo hace más de un año. Las diferentes municipalidades del país han incluido este artículo entre sus gastos mensuales, los cuales varían dependiendo de cada comuna. Las necesidades de cada una son diferentes, por lo que las cantidades y productos que seleccionan al momento de comprar varían, al igual que el precio al que las adquieren.

Gran Santiago

Cooler investigó las compras de mascarillas que realizó cada municipio del Gran Santiago en abril de 2021. Se analizaron todas las órdenes de compra de las comunas, las cuales fueron obtenidas a través Chile Compra. Posteriormente, se vio el detalle de cada una de ellas en Mercado Público y fue clasificado por tipo de mascarilla y precio. Las más adquiridas fueron las mascarillas de triple pliegue, seguidas por las KN95. 

Al igual que cualquier producto en el mercado, el precio de las mascarillas puede variar según el lugar donde se venden. Existen tiendas como Portemax que venden la caja 50 mascarillas de tres pliegues a $1.290, o sea, cada una sale $26. En Repsud, el precio de la caja de 50 cubrebocas, es de $1.000, por lo que aquí su precio unitario sería de $20. 

En el caso de las KN95, los valores varían más entre sí. En tiendas como Mundo Smart, la caja de 10 unidades cuesta $4.990, entonces,  el precio unitario es de $499. En cambio, en Oulet Médico, el valor de una caja de 10 unidades es de $2.990, es decir, cada cubrebocas cuesta $299. 

El mercado de las mascarillas funciona de la misma manera que el resto de la economía chilena, en base a la oferta y la demanda. La ley de libre mercado afecta a todos los municipios de diferentes formas, lo que provoca que los precios difieran. 

Los precios pueden fluctuar entre un rango determinado en el mercado, pero ¿a qué se debe que una comuna compre mascarillas a $17 pesos la unidad, mientras que otra las compre a $90? 

Tania Tabilo, coordinadora del departamento de Asesoría Legal AntiCorrupción (ALAC) de Chile Transparente asegura que “es súper común que haya precios altos, sobre todo al principio de la pandemia. No necesariamente está bien, pero en algunos casos se debe al aumento de la demanda a nivel internacional. Al principio de la pandemia uno iba al súper o intentaba comprar mascarillas, lysoform y era muy caro o no había stock”.
Hay que considerar que existen diferentes modelos de mascarillas y los precios varían según eso. 

Loading...

Loading…

Cabe recordar que el periodo analizado corresponde únicamente al mes de abril, y por ende, no todas las comunas investigadas realizaron compras de mascarillas en ese periodo. 

Sin embargo, teniendo en cuenta la declaración realizada en 2020 por el exministro de Salud, Jaime Mañalich, quien afirmaba que las mascarillas de tres pliegues cuestan aproximadamente $20 pesos cada una, existen comunas que las adquirieron a un valor mayor del promedio.

Las municipalidades de Recoleta, Las Condes, Quilicura y Vitacura realizaron compras de mascarillas de triple pliegue y KN95 donde, en algunos casos, superó casi cinco veces el precio que pagaron otras comunas. 

Algunas de las órdenes de compra emitidas por estas municipalidades estaban presentadas bajo compra ágil o de emergencia, lo que en algunos casos permite adquirir bienes y servicios de manera más rápida.

El tipo de compra se debe a diversos factores, los cuales van desde la necesidad que tienen las comunas a la hora de comprar hasta la emergencia de la adquisición. Para entender mejor esto, revisa “Guía rápida para entender ¿cómo compra una municipalidad?”. 

Compras de emergencia

Los municipios, al momento de ingresar sus órdenes de compra, pueden hacerlo bajo diferentes causales, los cuales se mencionaron en el video anterior. La realización de una orden de emergencia tiene la ventaja de que les permite realizar compras por trato directo. Esta forma tiene la ventaja de que es rápida, no es necesario que las municipalidades esperen plazos de presentación de oferentes ni licitaciones. 

Sin embargo, puede ser un arma de doble filo, puesto que un municipio puede comprar un bien o servicio bajo la justificación de una causal de emergencia por la crisis sanitaria sin la necesidad de buscar cotizaciones más económicas, lo que podría facilitar malas prácticas por parte de los municipios.

Tania Tabilo afirma que uno de los principales ‘pero’ del trato directo es que “con la excusa de la rapidez, algunos se aprovechan y seleccionan sin criterios claros a algún vendedor. Por ejemplo, si quiero comprar alcohol gel, y se que tú vendes, te compro a ti sin mirar si otro vende más barato”.

La coordinadora del departamento de ALAC en Chile Transparente asegura que el procedimiento correcto para la compra por trato directo, es que los organismos compradores adjunten en la información de Mercado Público tres cotizaciones, un documento de disponibilidad presupuestaria y un decreto que respalde la emergencia, es decir, una justificación que confirme que la compra se debe realizar de esa modalidad y no por licitación pública, que es lo habitual. 

“La mayoría no adjunta ni las tres cotizaciones ni los demás documentos. Entonces una, como usuaria de la plataforma, no tiene cómo saber si se hizo una mini cotización para seleccionar al mejor oferente o simplemente se seleccionó a un amigo, familiar, etc”, dice Tabilo.

Abril 2021: La segunda ola

El uso de mascarillas es considerado una de las principales formas de combatir los contagios de Covid-19. En muchos países se ha vuelto obligatorio su uso, y en Chile las autoridades sanitarias están constantemente recordando la importancia que juegan para derrotar la pandemia. 

La compra de mascarillas por parte de los municipios ha jugado un rol esencial en la protección de sus habitantes. Si bien no todas las comunas las adquieren mensualmente, sí destinan parte de su presupuesto anual a la adquisición de los cubrebocas y otros insumos sanitarios, razón por la que resulta importante el precio al que las compran.

Catalina Fagalde, enfermera de la ex Posta Central, asegura que el uso de mascarilla es fundamental hasta que la pandemia se mitigue, porque “la vacuna no tiene un 100% de efectividad, algunas alcanzan el 80% luego de 14 días después de la segunda dosis y quizás el paciente ya no llegue a un estado crítico, pero sí se puede contagiar y enfermar al resto”.

Además, el papel de las mascarillas toma gran importancia ante la segunda ola de contagios que caracterizó los meses de marzo y abril, que alcanza las 1.377.507 personas infectadas hasta la fecha de cierre de esta nota (30 de mayo).

La base de datos con la que trabajó el equipo se encuentra disponible aquí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: