#EleccionesEnCooler: Comunidad LGBTQIA+ presenta 52 candidates a la convención constitucional

#EleccionesEnCooler: Comunidad LGBTQIA+ presenta 52 candidates a la convención constitucional

22 distritos cuentan con candidates representantes de la comunidad de disidencias sexuales que se estarán disputando un escaño en la convención constitucional.

Por Marianne Mathieu y Gabriela Ortega

*En esta nota se trata con personas disidentes sexuales y de género, por lo que se hará uso del lenguaje inclusivo con la intención de respetar sus pronombres. 

De 52 candidaturas compitiendo por un escaño en la convención constituyente, 27 pertenecen a candidates que tienen un cupo dentro de una lista de partido político, mientras que las otras 25 se están postulando por listas independientes. Todes son personas que se identifican abiertamente con la comunidad LGBTQIA+ y tienen como uno de sus principales objetivos terminar con la discriminación.

Un estudio realizado por la página lesconstituyentes.cl indica que hay al menos une candidate que se identifica con la comunidad en 22 de los 28 distritos electorales del país. Aquel que concentra las comunas de Ñuñoa, Macul, La Granja, Providencia, San Joaquín y Santiago es el que presenta la mayor cantidad de candidaturas LGLBTQIA+, con un 9% del total de postulantes declarándose abiertamente como miembros de la comunidad.

Los distritos que no cuentan con representación de la comunidad LGBTQIA+ y por ende, no tienen posibilidad de conseguir un escaño en la convención constitucional son el 4, 18, 19, 23, 25 y 28. A nivel regional, la presencia de candidates que representen a disidencias de género y sexuales alcanza un 81,3%. La Región Metropolitana es la que concentra la mayor cantidad de postulantes, con un 38%, mientras que en Ñuble, Atacama y Magallanes no se registraron candidaturas que se identificaran con la comunidad LGBTQIA+.

Una lucha poco entendida

Si bien hace décadas que existen organizaciones que luchan por derechos y respeto dentro de la sociedad, el camino que han atravesado les miembres de esta comunidad no ha sido fácil.

La participación LGBTQIA+ en las elecciones del 15 y 16 de mayo representa un hito histórico, como afirma Sebastián, periodista experto en temas de género y administrador del Instagram @historialgbtcl: “Para personas LGBTQIA+ particularmente, en caso de resultar electes, tendremos representación en instancias de tomas de decisiones fundamentales. Antes las personas LGBTQIA+ tuvimos escasa representación política, nunca hemos tenido un diputado/a o senador/ora visible abiertamente sobre su sexualidad”.

En Chile, las personas que no calzan con el estereotipo cisgénero ni con la heteronormatividad impuesta por la sociedad, se ven constantemente agredidas, son víctimas de violencia y discriminación por parte de grupos intolerantes.

El Estado de Chile la última década ha intentado saldar su deuda con esta comunidad con algunas iniciativas como la Ley Zamudio o la Ley de identidad de género, pero tal como menciona el periodista Sebastián: “Hasta el 99’ la sodomía estuvo penalizada en nuestro país, y hoy se demuestra que el consentimiento es más alto en relaciones sexuales entre personas del mismo sexo, mientras que es más bajo en personas heterosexuales. Pese a la ley anti discriminación y las buenas intensiones por parte del Estado, la discriminación sigue muy arraigada en Chile”.

La ley de identidad de género comenzó a regir en 2019. Esta ley permite que las personas puedan cambiar su nombre social en el Registro Civil en caso de que aquel inscrito no corresponda con su identidad. Aquellas personas que se identifican con un género diferente a su sexo biológico no habían podido realizar un cambio efectivo hasta entonces.

18 de octubre: El despertar de todes

Las diversidades siempre han estado invisibilizadas en la discusión pública, es por eso que, como menciona la candidata a constituyente y activista trans, Alejandra Toledo, el estallido social marca un punto de inflexión en su historia. “Fue donde de verdad nos reunimos, a pesar de nuestras diferencias, planteandonos un horizonte en común, que era una nueva constitución y luchar por una vida digna. Por lo tanto, yo creo que a partir del estallido social nacen las condiciones sociales y políticas para la postulación de diversidades sexuales en cargos públicos”, mencionó.

Cuando Chile estalló en un mar de protestas y exigencias a las autoridades del gobierno, la comunidad LGBTQIA+ también se hizo parte del proceso, siendo por primera vez visibilizados como protestantes con problemas reales que exigían derechos mínimos reales, y no sólo vistos como los personajes que protestaban cada marcha del orgullo en la Alameda con una bandera de colores.

Si bien aún no es seguro que vaya a existir una gran representatividad de esta comunidad en la convención constitucional, para la activista trans ya hay una consideración mínima que marca la diferencia:

“Al fin podemos presentarnos como seres humanos con dignidad y derechos igual que el resto y estamos disputando ampliamente a cargos de poder”.

Sin embargo, la candidata Lirit Brignardello del distrito 6, considera que no basta con tener representatividad en cargos políticos, ya que “no significa el término de la aversión y el odio a las personas LGBTQIA+. Será un avance cuando se creen leyes y artículos en la constitución que nos protejan y nos validen”, aseguró.

Las candidaturas no están libres de discriminación 

El camino para les candidates que quieren escribir la nueva Constitución, no ha estado excento de prejuicios ni discriminación. Edgar Esperguel, candidate constitucional del distrito 12 , frente a esto asegura que las personas atribuyen su representatividad a una minoría sexual: “Ese concepto nos reduce a un número muy pequeño, también que piensan que tenemos poco control de nuestras emociones”. 

Los derechos que históricamente han exigido les candidates giran en torno a una mayor protección por parte del Estado y un mayor reconocimiento, pero principalmente que se acabe la discriminación y los prejuicios que existen en torno a elles. Algo que, con la nula representatividad parlamentaria y en cargos estatales que tenía esta comunidad, les era imposible conseguir de una forma que no fuera participando del proceso constituyente.

Respecto a esto, la activista trans Alejandra Toledo recalca que en este espacio de debate “el gran prejuicio que hemos encontrado siempre ha sido que nos tratan de candidatura de nicho. (…) Se asume que solo podemos hablar del tema de la diversidad sexual, porque la diversidad sexual no puede hablar de economía, no puede hablar de medio ambiente, no puede hablar de sociedad porque la diversidad sexual, solo sabe de diversidad sexual y eso es mentira, somos ciudadanos igual que el resto, tenemos problemas igual que el resto”. 

Según Zev Tello, activista trans y candidato por el distrito 17, la discriminación que ha presenciado ha ocurrido sobre todo en lugares más rurales o pueblos con menor población. “Aún hay mucho pudor, por lo menos en regiones, respecto a la visibilidad en las candidaturas de la comunidad. Me ha pasado incluso haciendo campaña, cuando digo -hola, soy un candidato transgénero y estoy en el proceso constituyente-, aún es algo muy reacio”, dijo.

Por otro lado, Tello detalló que también ha sido víctima de prejuicios del tipo “ustedes son muy jóvenes, no saben de qué hablan. Lo que ustedes están manifestando no es tan necesario, como podría ser el derecho a vivienda o derecho a salud”, cuando, como Zev asegura, lo que buscan radica principalmente en la demanda de igualdad de condiciones. “Es algo que ya suena casi estúpido de pedir, el ‘ya po, trátenme igual que a los demás’, pero es algo que todavía no pasa”, mencionó el candidato.

A diferencia de mujeres y pueblos originarios —que son sectores que tienen escaños reservados para asegurar la representatividad en la convención constituyente—, la comunidad LGBTQIA+ podría quedar fuera de la convención si ninguno de les candidates triunfara en las elecciones del 15 y 16 de mayo. 

El candidato por el distrito 7, Pablo Donoso, se refirió a esto como: “Incluso las mujeres obtuvieron la paridad como un mínimo. Es decir, se logró que ellas tuvieran la mitad de los cupos como obligación, pero la mitad y ni un cupo más. (…) En el caso de la comunidad LGBTQIA+, no hemos escuchado ni siquiera a la izquierda —que se auto declara más progresista—, abordar los derechos LGBTQIA+ con energía”. 

El equipo de CoolerUAI se contactó con 5 candidates representantes de las diversidades sexuales que están compitiendo por un cupo en la convención. Les preguntamos respecto a las principales propuestas que les gustaría plasmar en la constitución y aquellos temas que son transversales dentro de la comunidad sin importar su color político. A continuación podrán conocer quiénes son y lo qué respondieron.

Revisa más aquí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: