El desafío de enseñar y aprender danza en pandemia

El desafío de enseñar y aprender danza en pandemia

Es 29 de abril y hoy se celebra a nivel internacional el día de la danza. La pandemia llegó para modificar muchos ámbitos de la vida: profesores y alumnos de esta disciplina debieron cambiar al formato online.

Por Francisca Mora

Se apagaron los reflectores, se acabaron los bailes en pareja y ya no hay público masivo al cual exponer de manera presencial. Enseñar no es fácil y menos instruir sobre un arte que casi en su totalidad se basa en lo práctico.

La bailarina y profesora Paskany Gajardo se dedica a la danza y su vida se basa “en tomar y dar clases”, además de generar sus propios ingresos a través de esta actividad. Para ella los principales desafíos que significó enseñar con este método, es que se ha hecho “más difícil corregir y notar errores”, porque a veces se pierde algo tan básico como por ejemplo “no saber si estamos escuchando la música al mismo tiempo o no”. Esto crea un escenario más complejo de lo habitual.

A estos y otros desafíos se enfrentan diariamente los que dan y reciben las clases. Uno de ellos es Jorge Bascuñán, quien es estudiante de tercer año de Danza y Coreografía, y tuvo que adaptarse a las lecciones online desde su vivienda. 

El comenzó las clases en junio del año 2020 ya que la Universidad de Artes, Ciencias y Comunicación, a la que él asiste aplazó el semestre creyendo que “todo esto iba a ir regularizándose o terminando a mediados de año”. Luego de esos meses perdidos empezó el reto de aprender en este nuevo formato. 

De una amplia sala, dotada con buena iluminación y acústica, pasó al patio de su casa. Sin embargo, con la llegada de las bajas temperaturas debió trasladarse al living ya que esto y la oscuridad durante el día, “han vuelto todo cada vez más complicado”. 

Congelar sueños  

Hay otros casos donde estudiantes de carreras relacionadas al baile, carecen de los medios como para continuar, Bascuñán asegura que varios de sus compañeros dejaron los estudios porque “no todos los alumnos tienen el espacio necesario, como para tener una clase práctica o grabarse ensayando”.  

A esto además se suman elementos como que “muchos no tienen una buena cámara o micrófono, incluso una buena conexión a internet”. Estos y otros factores incidieron en la decisión de quienes no tienen los recursos y es por eso “que tuvieron que bajarse de algo que es su pasión y es súper triste”. 

Gajardo fue clara al decir que falta apoyo al arte e instancias donde se promuevan espacios culturales. Revela también que “hay quienes se preparan de manera sacrificada, juntan ahorros para comprarse todo lo necesario y si no llenan el teatro, quedan con deudas”.

Por situaciones como esta, pide que se entregue “un colchón” y no se menosprecie esta disciplina. 

Una celebración distinta 

Al igual que cada 29 de abril, los centros NAVE y GAM prepararon una programación donde harán actividades gratuitas durante todo el día. 

Se realizará un taller a las 10:00 de la mañana que consiste en Ballet Consciente Familiar a cargo de Anita Manríquez, que busca dar a conocer la técnica de este arte a niños desde los 9 años y a sus apoderados, mientras que a las 19:00 horas se llevará a cabo el Taller Coreográfico de Salsa Cubana, dirigido por Carolina Gómez.  Para cerrar este día se expondrá la obra de danza contemporánea del Ballet Nacional Chileno (Banch) dirigido por Mathieu Guilahaumon y Eduardo Zúñiga. Esta actividad será transmitida a las 20:30 horas por la plataforma Mediastream de GAM y estará disponible por 24 horas para todo el público.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: