Paternidad en pandemia: El desafío de criar y trabajar

Paternidad en pandemia: El desafío de criar y trabajar

Cansancio, estrés e irritabilidad, son algunos de los problemas que muchos padres están enfrentado debido al confinamiento, los quehaceres y la compatibilidad de estos con la crianza de sus hijos e hijas.

Por Constanza Grau M.

Este periodo de pandemia ha sido un gran desafío para los padres y madres. Tuvieron que cambiar hábitos, adaptarse a una carga mayor para ser responsables no solo de la crianza, sino también de la educación de sus hijos e hijas. Tal es el caso de Valentina Pressacco, una madre primeriza de 23 años que está cursando su último semestre de pedagogía y que, sin ningún apoyo externo, tuvo que dividirse entre el trabajo doméstico, estudiar y criar a Joaquín de cuatro años junto a su pareja.

La incertidumbre del qué hacer la tuvo probando varias tácticas para enfrentar la situación durante este periodo. Trató de ser una “súper mamá”, cumplir con sus responsabilidades universitarias, las tareas de su hijo y llevar a cabo tareas domésticas, pero al poco tiempo no pudo seguir porque el peso era demasiado “hasta que dije -Para Vale, nada de esto es normal, no puedo fingir que nada está pasando-” relató la joven madre.

El desgaste es evidente para Valentina, pero pese a todo decidió poner a su hijo primero antes que otras responsabilidades, comentó: “Creo que los niños lo están pasando bastante mal como para que además los papás le tiremos más peso encima diciendo que esperen o que simplemente se queden en silencio mientras uno está en una reunión”.

Pero no todos lo han vivido de la misma forma. El Burnout parental se ha hecho presente en varios hogares. El estrés por la crianza es una nueva secuela de la pandemia, así lo ha vivido Isabel Silva, madre de tres hijas y que batalla por distribuir su tiempo entre el colegio de la menor y sus ocupaciones laborales ya que el empleo de su esposo está considerado como esencial por el gobierno, por lo que no está con ellas durante el día. “ha sido muy difícil compatibilizar el trabajo con las clases online de mi hija pequeña de seis años. Lo que ha significado que yo tengo que apoyarla en sus lecciones, no puedo dejarla sola” dijo Isabel.

El teletrabajo versus el telecolegio

Antes de la pandemia, Isabel Silva tenía mañanas maratónicas para dejar a sus hijas en sus respectivos establecimientos educacionales y posteriormente ir a su trabajo, pero desde que comenzó el confinamiento, el tiempo que gastaba en ello ahora lo usa para las labores que tiene en su empleo. “Me he dado cuenta que una trabaja mucho más en formato teletrabajo que en presencial” relató.

Por otra parte Valentina Pressacco , la madre de 23 años, se quejó de la poca empatía que tienen los profesores y jefes “Creo que la mayor dificultad de todo esto es que la gente piensa que por el hecho de que uno esté en la casa tiene tiempo para conectarse a cualquier hora del día y eso no es así” añadió al tema.

Yo no me puedo concentrar en estar con ella de ocho a dos y media de la tarde, porque  tengo trabajo que realizar y me pagan por eso

Isabel Silva, madre

Pero ¿cómo lo ven los profesores? Dentro de los reclamos que ha recibido Roberto Oyarce, profesor e inspector del Colegio Rauquén, en este periodo, está el uso de tiempo libre en los trabajos fuera de clases, los horarios extensos de conexión y la dificultad de la materia, ya que los papás no son docentes o no están capacitados para enseñar, además señaló que hay muchas familias con varios hijos y con horarios de clases similares, por lo que a veces no tienen equipos suficientes para que todos se conecten.

Roberto relató que a veces los cuidadores de los niños son gente adulta mayor por lo que no conocen tanto de tecnología y eso también es una complicación tremenda. Esto muestra otra arista, los padres delegan muchas veces el cuidado de sus hijos a sus familiares por no poder atenderlos, como el caso de la familia de Isabel Silva, donde sus hijas mayores la han ayudado a establecer rutinas con la menor por la falta de tiempo que poseé su mamá.

El peso emocional

Valentina Pressacco, la mamá de Joaquín contó lo difícil que ha sido para él entender la forma en que se han llevado las cosas estos meses “Creo que ya finalmente se adaptó a esta rutina, pero comenzaron las pataletas, los llantos y la ansiedad. Si bien hay veces que no lo verbaliza de forma oral, si lo manifiesta de esa forma” comentó, esto ha sido muy difícil para ella, ya que carga con la culpa de no poder pasar todo el tiempo que le gustaría con él.

En conclusión, admiro a todas las mamás y sobre todo a las que tienen más de uno. No es fácil, yo estoy estudiando pedagogía y hacer clases y estar con el Joaco ha sido todo un desafío.

Valentina Pressacco, madre

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: