¿Rojita? No. La generación dorada del fútbol chileno

¿Rojita? No. La generación dorada del fútbol chileno

Pese a las dificultades y la falta de visibilización, la selección femenina logró clasificar a los Juegos Olímpicos de Tokio 2021.

Por Rocío Fonseca Llach y Tomás Thomas Céspedes

Entre el silencio, la incertidumbre y la escasa cobertura, la Selección Femenina de Fútbol logró lo que parecía imposible. El grupo de guerreras, liderado por su capitana, Christiane Endler, consiguió los boletos para los Juegos Olímpicos de Tokio 2021 tras vencer a su par de Camerún por 2-1 en el resultado global del repechaje, convirtiéndose en el primer equipo colectivo de mujeres chilenas en clasificar a tal evento deportivo.

Pese al histórico suceso, el proceso no estuvo exento de dificultades, pues las jugadoras han tenido que batallar arduamente para llegar al nivel en el que se encuentran, debido a la falta de oportunidades. De hecho, al término del partido ante el país africano, la portera nacional manifestó que “estamos demostrando que la mujer chilena es fuerte, deportista y que puede lograr todo lo que se proponga”.

La capitana de Santiago Wanderers, Yamila Pérez, quien fue parte de la nómina del microciclo de cara al repechaje de la cita olímpica, sostuvo que “este triunfo nos abre puertas a todo el fútbol femenino chileno y ayuda mucho en la lucha por la equidad en el deporte, al menos con las condiciones de los sueldos y la profesionalización”.

Con una mezcla de emoción y preocupación, la directora de la Asociación Nacional de Jugadoras de Fútbol Femenino (Anjuff) y ex seleccionada nacional, Ionara Rothfeld, afirmó estar muy contenta, pero que esto “nos lleva a preguntarnos qué tanto podría haber crecido esta selección y el fútbol femenino en Chile, si es que se diesen las condiciones básicas dignas”.

Revisa la línea de tiempo de los últimos hitos de la Roja:

Falta de visibilización

La presidenta de la Corporación de Fomento de Fútbol Femenino (Coffuf), Myriam Fuentealba, expresó que “ver a las chicas triunfar es muy emocionante, a tal punto en el que es difícil describir lo que se siente. Ha sido una pelea bien grande y una lucha que ha sido invisibilizada”, y es que, a pesar de los importantes logros que han obtenido en la cancha, la cobertura que ha tenido esta rama ha sido más bien insuficiente.

Basta con encender el televisor para darse cuenta de que los canales deportivos transmiten única y exclusivamente los partidos de las ligas masculinas, por lo que da la sensación de que no hay espacio para las mujeres. Esto en Chile fue así hasta hace un tiempo, sin embargo, tras la irrupción del fenómeno de la Roja durante la Copa América Femenina 2018, el panorama cambió un poco.

El combinado que representa al país ha cosechado grandes hitos, pero no representa lo que vive la mayoría de los equipos de la Primera División de Fútbol Femenino de Chile, ya que “basta mencionar que, de los 32 clubes, solamente dos tienen a todo su plantel con contratos”, aseveró la directora de la Anjuff.

Eso sí, hay que remarcar que hubo un antes y un después. Resulta que el Coffuf se creó en diciembre de 2014 con el objetivo de visibilizar en mayor cantidad a las mujeres que practican este deporte. Fuentealba, quien encabezó esta iniciativa, relató a Cooleruai una anécdota que vivió y que reflejó la escasa cobertura de los medios.

“Cuando nosotros partimos, sentíamos que era importante visibilizar a la Selección, pero nos dimos cuenta de que no pasaba nada, así que organizamos dos partidos amistosos: Uruguay y Perú. En ese momento, no había prensa ni nada. Nos costó dejar los pies en la calle y enviar a todos los periodistas; hay muchos que hoy comentan y nos cerraron la puerta en ese minuto. Tras el resultado tan abultado sobre Perú de 12 a 0, la prensa recién comenzó a poner ojo en la selección femenina”, recordó la presidenta de la Coffuf.

Esta historia no quedó ahí, pues también dejó en evidencia la desinteresada gestión -en aquel entonces- de las autoridades del fútbol chileno.

“En ese momento estaba Arturo Salah como presidente de la ANFP. Contra Uruguay invitamos a toda la dirigencia y no llegó nadie, pero para el duelo ante Perú fueron y se dieron cuenta de que había talento que no era apoyado. A raíz de eso, cambió todo. La prensa ya comenzaba a preguntarse por qué una corporación le organizaba los partidos a la Roja Femenina y no lo hacía la propia ANFP”, agregó.

Calidad más que cantidad

De vuelta a la cobertura comunicacional, el ex jefe de prensa de la Selección Chilena, Antonio Loma-Osorio, apuntó contra los medios por su forma de abordar el tema, ya que “les falta todavía entender que se trata de deportistas de élite, solo hablan del esfuerzo. Si pierden, las tratan como pobrecitas, pero no. Si pierden, es porque habrán cometido algún error futbolístico. Ellas merecen ser tratadas como futbolistas y los análisis que se hagan deben ser a partir de eso y no de la condescendencia”.

Además, Loma-Osorio criticó que “los medios tradicionales todavía toman distancia del fútbol practicado por mujeres, les cuesta entender que se trata de equipos de fútbol, porque cuando se habla de masculino hacen unos análisis científicos del partido, mientras que en el femenino es superficial”. De todas formas, destacó la labor que realizan los medios independientes, puesto que es “más completo y le toman la seriedad que se merece”.

Quien va por la misma línea de mejorar el contenido es el periodista de TNT Sports, Gonzalo Fouillioux, debido a que la visibilización “podría mejorar con la cantidad de difusión, pero más en la calidad de lo que se entrega. Es importante que se sepa de lo que se está hablando, que se analice a las rivales, que se sepa bien quiénes son las jugadoras y cómo piensan las entrenadoras, hay que estudiar”, declaró con conocimiento de causa, ya que fue comentarista del Mundial Femenino de Francia 2019, en el que participó Chile.

Si bien, “los partidos de la Selección van por TV abierta y cuando hubo Copa Libertadores se transmitió por DirecTV, por TNT Sports, por Zona Latina y por Canal 13 en algún momento, lo que demuestra que hay bastante interés por los contenidos del fútbol femenino”, sostuvo el hijo del ídolo de la UC Alberto Fouillioux, lo relevante al final es perfeccionar la trata a nivel comunicacional.

Mérito de las jugadoras

Pese a que, en los últimos años, la transmisión de partidos femeninos ha aumentado en Chile, la ex seleccionada nacional, Romina Parraguirre, recalcó “que no ha sido lo suficiente”. Incluso, relativizó el rol de los medios, pues “lo que hay hoy no es gracias a las coberturas, si no que a las jugadoras”.

Esta postura va de la mano con lo que planteó la periodista de DirecTV Sports, Romina Martínez -quien cubre el fútbol femenino desde 2018-. “Los medios no se arriesgan a transmitir partidos ni a dar más espacio. Algo se ha avanzado, pero es netamente por lo que han hecho las jugadoras”, comentó. Eso sí, destacó el hecho de que los duelos de Universidad de Chile y Santiago Morning en la Copa Libertadores 2020 hayan ido por TV abierta.

Edgar Merino, director de Solo Cracks -agencia que representa a jugadoras como Christiane Endler y Yanara Aedo-, dijo a Cooleruai que “esta generación está consiguiendo que el fútbol femenino esté en la vitrina, esté siendo visto y considerado, lo que ayuda mucho, pero ojalá sea algo constante y no esporádico”, por lo que le dio el mérito de la visibilización a las propias futbolistas, que han batallado “con garra para mantenerse ante las dificultades”.

Conoce al 11 titular con el que la Roja clasificó a los JJ.OO.:

Un rayo de luz

Antes de que renaciera en la prensa nacional, esta disciplina vivió una época oscura. Así contó Loma-Osorio, puesto que “después de la eliminación en la Copa América de Ecuador 2014, la selección femenina fue eliminada del mapa de la ANFP”.

¿Quién era presidente en aquel entonces? Sergio Jadue. “Él decidió que tal selección dejaba de existir, ya que no se programó nunca más un partido, entrenamiento ni nada”, apuntó el ex jefe de prensa de la Roja. Esto fue ratificado por Edgar Merino, quien enfatizó que “con Jadue el fútbol femenino no era considerado”.

Ante tal situación, “las jugadoras tuvieron que aguantar no tener apoyo, canchas ni condiciones dignas donde ejercer. Había jugadoras que tenían tres o cuatro trabajos además de jugar fútbol”, relató el representante de Endler, lo que refleja la cruda desigualdad presente en este deporte.

Sin embargo, un rayo de luz llegó a iluminar al fútbol femenino. “Cuando asumió Arturo Salah como presidente de la ANFP, todo cambió y mejoró”, soslayó Merino y es que con la llegada del nuevo dirigente y del secretario Sebastián Moreno, se propiciaron los cambios que apuntaron a un mayor apoyo hacia la rama.

“Me acuerdo de que Moreno me llamó y me dijo que le explicara todo el fútbol femenino en Chile. Me dijo, ‘ya, listo. Tenemos que traer la Copa América al país’. Yo quedé sorprendido, porque estaba acostumbrado a la administración anterior”, relató Loma-Osorio en su rol como periodista al interior de la selección, lo que finalmente lograron con éxito.

El comunicador añadió que “después de mucho pelear para que el torneo se disputara en Chile, cambió todo: el nivel de las canchas, viáticos, estadías en hoteles, transmisión televisiva, la prensa. Se hicieron esfuerzos gigantes para que sea un éxito. Fue el mejor torneo femenino de la Conmebol, nunca se había hecho algo tan espectacular y allí ya se comenzó a hablar de las fechas FIFA femenina”.

Lo que han hecho estas jugadoras es imborrable en mi vida y para el fútbol femenino de Chile

José Letelier, director técnico de la selección

Revisa las fotos del primer partido contra Camerún:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: