La dispar realidad que separa al fútbol de otros deportes en pandemia

La dispar realidad que separa al fútbol de otros deportes en pandemia

Pese a que el sistema de salud está al borde del colapso por la COVID, el Campeonato Nacional es la única actividad profesional deportiva que sigue en pie. De todas formas, ya suenan las campanas sobre una posible suspensión del torneo, lo que es mal visto por sus protagonistas.

Por Tomás Thomas Céspedes

Durante este miércoles, la Asociación Nacional de Fútbol Profesional (ANFP), alertada por el aumento de casos positivos de Covid-19 en el país, citó a una reunión de emergencia a los capitanes y entrenadores de los clubes chilenos para revisar los protocolos vigentes y, así, mantener las condiciones plenas para el desarrollo de la actividad.

Según comentó el Gerente de Comunicaciones y Asuntos Corporativos de la ANFP, Gianfranco Dazzarola, “la reunión fue parte de los protocolos con relación a reforzar el cumplimiento de las medidas sanitarias para jugar”. Por lo mismo, ante una posible suspensión del Campeonato Nacional, fue enfático en que la postura del ente “ha sido clara desde el comienzo” y es que desean con fuerza continuar con el torneo.

Desde el Sindicato de Futbolistas Profesionales de Chile (Sifup) comprenden que no es una actividad esencial para la sociedad, aunque el presidente del gremio, Gamadiel García, expresó que el fútbol “es un bálsamo para quienes no tienen con qué distraerse” y apeló a la baja tasa de positividad que tiene este deporte, ya que no supera el 1%.

Gamadiel García, presidente del Sifup

García consideró que los protocolos actuales son rigurosos y “se ha demostrado que en el fútbol el coronavirus está controlado, por lo que se está fuera de peligro”.

Reglas de juego distintas

Si bien, es positivo para la salud de los protagonistas que se mantenga en pie una actividad deportiva y física con las medidas correspondientes, esta realidad solo se puede extrapolar al balompié, puesto que el básquetboly el atletismo se vieron interrumpidos a raíz del rebrote de coronavirus, lo que puso en tela de juicio los criterios que permiten que el fútbol siga en marcha, mientras que las demás ramas no.

Producto del alza de contagios, la Liga Nacional de Básquetbol (LNB) decidió suspender sus partidos durante abril, luego de un acuerdo entre los clubes. Esto le disgustó al ex seleccionado nacional Erik Carrasco, quien en entrevista con ADN Radio, criticó a las autoridades, pues dijo que le gustaría “que los otros deportes tengan las mismas facilidades que el fútbol”.

Esta comparación es inevitable entre los propios deportistas, que ven anuladas sus opciones de seguir activos. Sin embargo, el capitán de la Selección de balonmano de Chile, Erwin Feuchtmann, manifestó que es lógico que no exista igualdad de condiciones en las distintas disciplinas.

Erwin Feuchtmann, Balonmanista

¿Qué hay del atletismo? El Ministerio del Deporte suspendió también el Gran Prix que se iba a llevar a cabo en Concepción, lo que generó la molestia de los dirigentes locales y de la Federación Atlética de Chile. Incluso, en conversación con Cooler, el diputado y ex destacado velocista, Sebastián Keitel (Evopoli), calificó tal determinación como “inentendible” y dio las siguientes razones:

Sebastián Keitel, dipitado

¿Por qué no se suspende el fútbol?

Entonces, si el básquetbol y el atletismo no se pueden ejecutar en plena pandemia, ¿por qué el fútbol sí? El parlamentario sostuvo que hay temas económicos y políticos de por medio y apuntó al “populismo de las elecciones”, debido a que, de suspenderse tal actividad, sería “una razón más para culpar de algo nuevo al gobierno”.

En tanto, el presidente del Sifup, Gamadiel García, defendió el desarrollo del balompié, puesto que un nuevo parón del Campeonato Nacional desencadenaría una ola de problemas que ya vivieron el año pasado con una inactividad de siete meses, como los conflictos en torno a los derechos laborales de los jugadores.

Gamadiel García, presidente del Sifup

La ANFP y el sindicato de futbolistas quieren continuar con el torneo, pero solo una medida sanitaria de parte del poder ejecutivo podría frenar tal ilusión, tal como ocurrió con el básquetbol y el atletismo, deportes que se vieron perjudicados por el alza de contagios tras la época estival.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: