Cómo es vivir la pandemia en el Sename

Cómo es vivir la pandemia en el Sename

Entre el 1 de febrero y el 15 de agosto de 2020, en plena pandemia por Covid-19, hubo 4.500 denuncias a la fiscalía por maltrato a menores en el país. De estas, 417 fueron vinculadas a este Servicio.

Por Josefa Alfaro

“No + Sename” fue la consigna que más se repitió en redes sociales después que este lunes se viralizó un video de un presunto maltrato, donde se escucha gritar a un menor en la Residencia Familiar Carlos Antúnez en la comuna de Providencia. El hecho preocupó a los vecinos del sector, quienes realizaron la denuncia.

Ante las acusaciones, el Servicio Nacional de Menores (Sename) indicó en un comunicado que, según los antecedentes recolectados, esto ocurrió por una grave situación familiar que afectó a uno de los niños. Sin embargo, aseguró que iniciaron una investigación para reunir imágenes del interior del hogar y determinar o descartar responsables del caso.

La defensora de la niñez, Patricia Muñoz, cuestionó que no se activaron los protocolos correspondientes porque no existe la especialización de vida para intervenir en situaciones que involucran a niños en casos de descompensación emocional. Además, destacó que las manifestaciones fuera de las residencias no aportan al bienestar de los menores.

A su vez, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) pidió en su cuenta de Twitter una indagación del caso en profundidad: “Los protocolos deben protegerlos [a los menores] de cualquier tipo de violencia y asegurar que reciban la atención de salud mental de calidad”.

El miércoles, el gobierno informó que la Subsecretaría de la Niñez realizará una investigación exhaustiva de los hechos ocurridos en la residencia familiar de Carlos Antúnez. Además, recordó que el Sename está en proceso de ser reemplazado por el Servicio Nacional de Protección Especializada a la Niñez y Adolescencia, de acuerdo con la legislación que se promulgó en enero de este año.

Paralelamente, la fiscalía de Ñuñoa y Providencia inició de oficio una investigación sobre lo que ocurrió en esta residencia familiar. En la tarde del miércoles decenas de personas se manifestaron contra lo ocurrido en el Sename.

¿Qué pasa con las denuncias?

Las denuncias por maltrato y abuso en el Sename no son nuevas. Tras la viralización del video del menor llorando, el jugador de Cobreloa, Nicolás Maturana, criticó su experiencia al ser criado en un hogar en Peñaflor y emplazó a la directora del Sename, Rosario Martínez por el caso que hoy debe ser investigado.

“Siempre he dicho que el Sename no sirve para nada. El sistema tiene que tener un cambio”, agregó el exseleccionado chileno, Nicolás Maturana.

Educación y acceso a Internet

De acuerdo a un informe del Observatorio para la Confianza y la Fundación Colunga, solo un 12,5% de los menores encuestados dijo no asistir a clases online el año pasado. Sin embargo, un 50% afirmó que no pueden ver bien las clases porque su Internet o computador no es bueno en su residencia.

“Nadie se ha preocupado por los niños en la pandemia. Este escenario ha contribuido a que se descompensen fácilmente porque tienen poca comunicación con sus familias, especialmente con las cuarentenas, que no hay visitas. Incluso, este año tuvimos que realizar una campaña para distribuir más dispositivos tecnológicos, así como pedir más personal”, dijo Alicia del Basto, presidenta de la Asociación de Funcionarios del Sename.

En paralelo, la autoridad destacó que la falta de recursos es un pilar importante que influye en la contratación de profesionales más competentes. Esto es complejo porque las instituciones universitarias tampoco preparan personas con el perfil adecuado para trabajar con menores, así como por las bajas remuneraciones que ofrece este organismo.

Salud mental en confinamiento

La investigación del Observatorio para la Confianza también dio cuenta de que los centros del Sename en 2020 tuvieron cifras importantes de afectación emocional, dificultad para mantener vínculos familiares, y abandono, que llegó a un 33%.

Respecto a esto, la trabajadora social Marisol Quiroga Rufatt planteó: “Es importante empatizar con la situación emocional de estos chicos vulnerables con historias de infancia sin protección, que ingresan con el objetivo de tener un mejor cuidado y siguen siendo vulnerados”.

La especialista en salud mental infantil añadió: “Por lo tanto, el sistema sigue dañándolos, empeorando su situación y agravándose en el contexto de pandemia. Sin tener acceso a visita de alguna red que los pueda apoyar o detectar alguna dificultad”.

¿Adiós al Sename?

La presidenta de la asociación de funcionarios del Sename, Alicia del Basto, es escéptica respecto de la nueva institución que reemplazará a este servicio: “No cambiará nada porque las residencias son parte del nuevo proceso como lo es el caso reciente de Providencia. Seguimos teniendo los mismos problemas. En el día tenemos profesionales especializados y en la noche, que es cuando mayor cuidado requieren los niños, no hay un psicólogo por ejemplo”.

Asimismo, la funcionaria del servicio de menores argumentó que no reciben la ayuda que necesitan de la comunidad porque la mayoría de las personas no quiere tener las residencias cerca de su sector o se disponen con carteles para protestar frente a los hogares. Todo esto perjudica a los niños. “Somos una sociedad maltratadora”, concluyó.

En relación a una solución a las residencias, la trabajadora social, Marisol Quiroga recalcó que la manera idónea es judicializar a los agresores y hacer justicia, para que estos actos no queden impunes y dejar de normalizar el maltrato. Luego, tener personal capacitado para hacer cambios estructurales, endurecer las penas y prevenir desde la infancia.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: