Solo hay uno en la cancha

Solo hay uno en la cancha

No cualquiera puede ser arquero. Se necesitan cualidades y dotes que solo algunos tienen o desarrollan para lograr la misión más importante: evitar goles.

Por Lucas Abuhadba

Nombres como Claudio Bravo, Christiane Endler, Iker Casillas, Oliver Kahn, entre otros, son conocidos por personas que ni siquiera conocen de fútbol, pero saben inmediatamente que son arqueros, porteros, guardametas.

Entre los 11 jugadores de un equipo, puede haber varios defensas, mediocampistas y delanteros, pero solo un arquero y en las plantillas de los cuadros deportivos en las que hay cerca de 30 jugadores inscritos, solo tres o cuatro son los encargados de cuidar el arco.

La razón por la cual hay tan pocos defensores de los tres palos, no solo es porque en el campo de juego se necesita uno solo, sino que no cualquiera puede ocupar ese puesto.

Óscar Machuca, profesor de la academia de arqueros OKM, una de las más prestigiosas y masivas a nivel nacional, comentó que el trabajo y la proyección como arquero comienza desde pequeño. Para ser profesional, se necesita tener un talento de habilidades nato para el deporte y tener personalidad.

Óscar Machuca, profesor de una academia de arqueros

Otra cualidad con que deben contar las y los arqueros profesionales, según Machuca, es tener autocrítica para entender las virtudes y defectos que se poseen. De la mano va el ser constante y entrenar siempre para mejorar.

Óscar Machuca, profesor de una academia de arqueros

Eso para los porteros de proyección, pero ¿cómo es la realidad de un arquero profesional?

Joaquín Muñoz, arquero titular de Audax Italiano y perteneciente al club desde los 15 años en los cadetes, actualmente tiene 30 años y con su experiencia comentó que lo más importante es la toma de decisiones. El juego de pies, aunque dice es más una moda, tiene relevancia, pero el atajar siempre va a estar por sobre todo. El minimizar la probabilidad de errores también es otro punto clave.

Joaquín Muñoz, arquero de Audax Italiano

Audax lo tuvo como un portero de proyección y recordó que desde esa época la constancia fue fundamental. Él siempre llega de los primeros y se va de los últimos en los entrenamientos. Es un trabajo silencioso que implica querer mejorar, aceptar y aprender de los errores. 

El jugador afirmó que parte de mentalidad de un arquero profesional está en establecer metas en cada partido, por ejemplo, cuántos centros peligrosos atajará.

Joaquín Muñoz, arquero titular de Audax Italiano

Y los aspectos físicos no quedan de lado. Al analizar los datos de otros porteros del torneo nacional, un punto clave es contar con una altura mínima. Todos los arqueros del certamen están por sobre el metro 80 de estatura.

Pero siempre hay una excepción a la regla. En el campeonato pasado Coquimbo participó con Matías Cano al arco, jugador argentino de un metro 75 de altura.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: