El juicio actual a los “monitos” de antaño

El juicio actual a los “monitos” de antaño

Dumbo, Pepe Le Pew y otras películas de Disney sufren críticas porque sus personajes representan estereotipos que hoy ya son inaceptables

Por: Miranda Aspée

No es ni la primera, ni tampoco será la última vez. La animación digital en los últimos meses ha recibido una serie de críticas después de la publicación de una columna de opinión de Charles M. Blow en The New York Times en la que se visibilizan comportamientos machistas e inapropiados de algunos personajes clásicos del imaginario colectivo de la televisión y el cine.

Uno de los íconos a los cuales apunta el columnista en el diario es al conocido personaje Pepe Le Pew que, en sus palabras, “normaliza la cultura de la violación”.

El texto tomó tanta fuerza que la productora de la película Space Jam: A New Legacy (Space Jam 2: Nuevas Leyendas, en Chile), que se estrenará el 16 de julio de este año por la plataforma HBO Max, decidió eliminar al personaje del largometraje. Estas medidas son porque el dibujo animado del zorrillo Pepe Le Pew transgrede de manera constante los límites personales con Penelope Cat, la gata de los Looney Tunes.

La tendencia a cuestionar las producciones de hace algunas décadas va en crecida. Disney+, plataforma cercana a cumplir un año desde su llega al país, ajustó su funcionamiento para que cuatro películas de su repertorio clásico no aparezcan a personas con perfiles menores a 7 años.

Los Aristogatos, Peter Pan y Dumbo, son algunos de los títulos que ahora incluyen una advertencia en la plataforma, ya que según Disney+ fomentan estereotipos negativos en los niños.

Valerio Fuenzalida, experto en programación infantil y profesor de la Universidad Católica, considera que estas decisiones se vienen dando hace tiempo: “El primer tema que se cuestionó en el cine fue el racismo, alrededor de la década de los ‘70”. Asegura que los personajes afroamericanos ya no cumplen roles de ama de llaves, chofer, empleados, “siempre subordinados”.

Cambio cultural

Según la psicóloga Macarena Claro, “como sociedad hemos ido cambiando y se han modificado creencias que han estado instaladas durante muchos años, por generaciones, sin ser cuestionadas. Han ayudado movimientos como el Me Too. Ahora tenemos otras creencias: que todos valemos lo mismo, que no importa cómo una mujer se vista, no importa en el lugar, ni con quién esté”. También enfatiza en el cambio de roles y estereotipos, a través de las series y animaciones: “Es una nueva manera de ver el mundo”.

Fuenzalida ejemplifica que series como los Backyardigans muestra a los niños que hay diversidad. “También otras animaciones que incluyen a personajes indígenas, animales, esas son buenas señales”.

Si bien estas medidas ayudan a visibilizar, para la psicóloga la construcción de roles y personalidad, deben ir en concordancia con lo que hace la familia. “Aunque el niño vea una serie donde se respete la igualdad, la naturaleza y a las personas, si es que las acciones de los adultos en la casa dicen lo contrario se provoca una disonancia cognitiva y el aprendizaje no es efectivo”, asegura.

Respecto al rol educativo de la industria de la animación, el académico de la UC considera que es parte de una evolución, ya que “estas corrientes van a tomar mayor fuerza y presencial. Existe una mirada inquisitva en el machismo, abuso sexual, que me parece un cambio valioso”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: