Chile frente al avance del proyecto de aborto libre en Argentina

Chile frente al avance del proyecto de aborto libre en Argentina

Congreso de la Nación Argentina/ Foto: Emergentes

El proyecto de ley que impulsa el gobierno de Alberto Fernández, que propone la interrupción del embarazo hasta la semana 14 de gestación, tuvo 131 votos a favor en la Cámara de Diputados, 116 en contra y seis parlamentarios se abstuvieron, luego de una sesión que duró 20 horas.

En Chile plantean que si el proyecto se aprueba en la nación trasandina, probablemente activará la discusión aquí.

Por Raimundo Irazabal

El debate legislativo en Chile respecto al aborto se encuentra paralizado, el último gran impulso en el tema fue en el gobierno de Michelle Bachelet, en que se aprobó la interrupción del embarazo en tres causales: violación, cuando la vida de la madre está en riesgo e inviabilidad fetal.

La magister en Ciencia Política de la Universidad Católica de Chile, Javiera Arce-Riffo, indicó en Cooler que “lo de Argentina genera muchas expectativas, en particular luego de la ola feminista y lo ocurrido con Las Tesis, puede que arrastre a pedirlo formalmente en el paquete de la nueva Constitución”. 

En la Cámara de Diputados chilena hay un proyecto que está paralizado parecido al de Argentina, en el que la mujer puede interrumpir su embarazo hasta la semana 14 de gestación. La iniciativa fue elaborada por la Corporación Humanas y discutida en la Mesa de Acción por el Aborto. Las parlamentarias que presentaron el proyecto son Camila Rojas (Comunes), Camila Vallejo (PC), Karol Cariola (PC), Maite Orsini (RD), Natalia Castillo (independiente), Gael Yeomans (CS), Claudia Mix (Poder), Daniela Ciccardini (PS), Catalina Pérez (RD) y Emilia Nuyado (PS).  

Sin embargo, la moción carece del apoyo del gobierno y de parte de la oposición, especialmente de los sectores conservadores de la Democracia Cristiana, lo que dificulta que se avance en la propuesta de aborto libre.

La coordinadora de la Mesa de Acción por el Aborto en Chile, Gloria Maira, quien también fue subsecretaria del Sernam, expresó que “lo que pasa en Argentina impregna en el continente, es una marea que llega a todas en el continente, en esta lucha de tantas décadas por el reconocimiento de nuestra posibilidad de decidir en materia reproductiva”.

Gloria Maira/ Foto: Corporación Humanas

Por otro lado, Arce-Riffo planteó que es complejo hacerse un aborto por una de las tres causales debido a la objeción de conciencia institucional. La académica agregó que hay problemas en los consultorios con la distribución de anticonceptivos y que persisten los altos números de embarazos no deseados.

Maira señaló que una de las principales características del proyecto de aborto libre argentino es que este se trata como un asunto de salud y no solo como un derecho para las mujeres “el Estado le entrega a ellas una salud integral y segura”.  

Al respecto, Arce-Riffo indicó que este tema y otros referentes a demandas femeninas serán parte fundamental de las discusiones en el proceso constituyente.

En junio de 2018 la situación en Argentina era similar a la actual: la aprobación del anterior proyecto para legalizar el aborto dependía de los votos del Senado. En ese momento ya había intensos debates sobre lo que pudiera ocurrir en Chile si se permitía la interrupción del embarazo en el país vecino.

En ese entonces, la médica y fundadora de la organización Testimonios por la Vida afirmó en La Tercera: “Argentina lo que busca es el aborto como método anticonceptivo y sin duda que su caso va a tener efectos en Chile, porque el lobby abortista es internacional y su propósito es el aborto libre en el mundo”.

Pañuelo verde en la manifestación del 25 de octubre en Santiago. El símbolo surgió en la ciudad argentina de Rosario.
El triunfo de la pañoleta verde en Buenos Aires

La “marea verde” estalló luego de que se diera a conocer el resultado del proyecto de aborto libre, que divide a la sociedad del país trasandino entre los pañuelos verdes (proaborto) y los celestes (contra el aborto).

Esta vez la diferencia fue más amplia que la de hace dos años, en que hubo 129 votos a favor de la interrupción del embarazo y 125 en contra. Ahora queda una última instancia en el Senado.

En el caso de que se apruebe la ley, la nación vecina seguirá los pasos de otros países como Estados Unidos (algunos estados), Canadá, Cuba y Uruguay.

“Ya se acerca Nochebuena, ya se acerca navidad, para toda la Argentina que el aborto sea legal”, era una de las frases que se escuchaba afuera del Congreso Nacional, donde millones de mujeres saltaban, se abrazaban e incluso lloraban, mientras la fachada del Congreso Nacional se tiñó de verde.  

Registro de @muestraguerreras

El proyecto representa un gran cambio respecto a la legislación actual, en que solo se permite el aborto si la mujer sufrió una violación o está en riesgo la vida de la madre y permite la objeción de conciencia de los médicos, aunque deben derivar a las solicitantes a profesionales que puedan realizar el procedimiento.  

La fecha que se eligió para debatir el proyecto en la Cámara de Diputados fue emblemática: 10 de diciembre, Día Internacional de los Derechos Humanos y cuando se cumplió un año desde que Alberto Fernández asumió la presidencia del país. “Esta es una lucha con un corte generacional”, declaró la parlamentaria del partido oficialista Frente de Todos, Gabriela Estévez.   

Lo que viene en el Senado

El debate sobre la interrupción del embarazo iniciará el 29 de diciembre según los medios argentinos. Esto porque el ejecutivo prefiere que la discusión sea después de navidad debido a que el tema es sensible para fieles del credo cristiano.

El “ala verde” del Frente de Todos no quiere que el proyecto se postergue para febrero o marzo. Por otra parte, la iniciativa solo necesita una mayoría simple para aprobarse. La ministra de la Mujer, Elizabeth Gómez, y la secretaria de Legal y Técnica de la Nación, Vilma Ibarra, buscan los cuatro votos para sacar adelante la ley.

Pero el objetivo no es tan fácil para las autoridades de gobierno, ya que las históricamente las autoridades del norte de Argentina se caracterizan por tener un perfil más conservador en estos temas. Por ejemplo, el líder de los senadores oficialistas y representante de Formosa (provincia del norte) José Mayans, declaró recientemente que es contrario al proyecto de su gobierno “es absolutamente inoportuna, nuestra constitución es provida”, declaró.

En las zonas del norte las iglesias y los gobernadores tienen bastante influencia en las decisiones de sus representantes legislativos, lo que los hace más proclives a la pañoleta celeste que a la verde.   

Por ahora, el Senado creará las diversas comisiones para discutir este proyecto en Asuntos Constitucionales, Justicia y Asuntos Penales, además de Salud.  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: