Kamala Harris: la mujer que hace historia en los Estados Unidos

Kamala Harris: la mujer que hace historia en los Estados Unidos

Tras un triunfo reñido en las elecciones presidenciales, la afroamericana se transformó en la primera vicepresidenta estadounidense.

Por Juan Pablo Álvarez, Cecilia Ambler, Rodrigo Espinoza, Mayte Fernández y Claudia Vicencio

Suena el teléfono. A un lado de la llamada el exvicepresidente y candidato presidencial demócrata, Joseph Biden; del otro, la senadora del mismo partido por California, Kamala Harris. Con lágrimas de emoción y voz efusiva, el sábado siete de noviembre la afroamericana le comunica al ahora presidente electo que ganaron las elecciones estadounidenses: “¡We did it. We did it, Joe! ¡You’re going to be the next President of the United States!” (¡Lo hicimos! ¡Lo hicimos, Joe! ¡Serás el próximo Presidente de los Estados Unidos!).

La pieza clave para el triunfo demócrata, la carta que atrajo mayor número de votantes con su discurso enfocado en las mujeres, en las diversidades de género y raciales. Con todo, Kamala Harris, la vicepresidenta electa de los Estados Unidos se ganó el cariño, la confianza, la admiración no solo de un país, sino del mundo. De hecho, la revista Time la eligió como personaje del año 2020 junto a Joe Biden.

Time
De California a la Casa Blanca

Nacida el 20 de octubre de 1964 en Oakland, California. De padre jamaicano y madre de origen indio, desarrolló su vida académica profesional en el mismo estado donde fue dada a luz. Estudió Derecho en la Universidad Howard y luego se especializó en Economía y Ciencia Política en la misma casa de estudios.

Por casi tres décadas se desempeñó como fiscal. Primero, como fiscal adjunta del condado de Alameda; luego, desde 2003 a 2011, fue fiscal del distrito de San Francisco, marcando un precedente al ser la primera mujer afroamericana en ocupar el puesto; finalmente, desde 2011 hasta 2017 se desempeñó como fiscal general de California.

Ese último año lanzó su candidatura al Senado, adjudicándose el escaño y convirtiéndose en la segunda mujer afroamericana en hacerlo. Está casada desde 2014 con Douglas Emhoff y no tienen hijos.

Estrella ascendente

Que sea mujer y llegue a ocupar la vicepresidencia de los Estados Unidos es un hito en la historia del primera potencia mundial. Sin embargo, el perfil de la senadora va mucho más allá de su sonrisa y cercanía con el pueblo estadounidense. Decidida, segura, determinada, confiable, son solo algunos de los tantos calificativos que se pueden agregar a su figura.

A través del tiempo, más de 30 años en el servicio público, se ha posicionado entre las figuras fuertes de la escena estadounidense. Con voz potente y firme ha defendido a los sectores medios de EE.UU.

Rosa González (47), mexicana, dueña de un restaurante y residente en el estado de Arizona, se refirió al triunfo de Biden y Harris en las elecciones:

“Pues es una oportunidad muy padre para las mujeres. Es muestra de que estamos cambiando el mundo… estoy orgullosa de ver a una mujer que se pone la camiseta por los latinos y el pueblo negro” (sic), dijo.

Fiel a sus raíces, orígenes afroamericanos y ascendencia asiática tomó la bandera de la lucha contra la xenofobia estadounidense. En mayo de este año, la que será la segunda al mando de Estados Unidos marchó por las calles de Washington junto a los diferentes actores sociales que se veían dolidos por la muerte de George Floyd. Es más, unas de las medidas que han anunciado junto a Biden es el fin de las tácticas policiales de ahorcamiento. En los medios tradicionales, como The Washington Post, en 2019 afirmó que no se debe encasillar a los políticos por su color de piel y su historial.

En el marco de las protestas en contra de la violencia racial, Harris declaró que “quería acceder al interior del sistema y no tener que pedir permiso para transformar cosas”. Y en su rol como fiscal, lideró Black On Track, que ofrecía penas alternativas y moderadas a quienes cometían un crimen por primera vez y pertenecían al segmento de afrodescendientes.

Margarita Fernández (27), venezolana, trabajadora de un spa y residente en Wisconsin, se refirió a la violencia que en el último tiempo se ha visto en las calles norteamericanas: “Me sorprendió el nivel de abuso policial y el poco control por parte del gobierno central a la situación. Con la llegada de Biden y Harris espero que eso cambie, ya no se puede vivir así”.

Nuevo paso en la equidad de género

La lucha interminable del poder femenino ve en Harris una posibilidad, una pieza clave en la apertura hacia los más altos puestos de poder del mundo. Una de las tantas causas que la futura vicepresidenta defiende es precisamente el feminismo. Al inicio de la campaña, la senadora dirigió sus palabras a las mujeres destacando su esfuerzo, sacrificio, determinación y resistencia, las que también le han permitido a ella representar a las estadounidenses de todos los orígenes económicos y raciales. “Generaciones de mujeres negras, asiáticas, blancas, latinas y nativas estadounidenses de la historia que han abierto el camino para este momento”, declaró.

Desde el mundo académico, las reacciones no se hicieron esperar. Francisca Figueroa, feminista, investigadora y académica de la Universidad de la Frontera se refirió a la llegada de Harris y las diversidades sexuales a los puestos de poder: “La sociedad está cambiando y estamos viendo mujeres en puestos de poder, cargos académicos, en la ciencia y en muchos otros lugares, lo que provoca un quiebre en la estructura de la imagen femenina de los siglos anteriores”.

Figueroa agregó que: “luchamos para que estos (cargos) sean equitativos e igualitarios, (para que) no se haga discriminación por etnia, identidad de género, clase, edad o proveniencia”.

Las reacciones son variadas y destacan el símbolo que representa la vicepresidenta electa para las mujeres del mundo y, en general, para todas las denominadas “minorías”.

Isabel Castillo, PhD en Ciencia Política de la Universidad de Northwestern, académica de la Universidad Adolfo Ibáñez e investigadora adjunta del Centro de Estudio de Conflicto y Cohesión Social (COES), se refirió al asenso de Harris al segundo puesto de poder estadounidense: “Es un hito histórico. Tiene mucha relevancia en las políticas que se puedan impulsar. (Permite) incluir perspectiva de género en diversas áreas. Nuevas generaciones de mujeres y niñas pueden ver a mujeres en altos cargos. Ella representa varias identidades subrepresentadas”.

Castillo agregó que, en materia de paridad tanto en Chile como en el mundo, se ha avanzado. Sin embargo, complementa diciendo que aún quedan varias cosas por hacer para garantizarla. El proceso constituyente que en el país se desarrolla logró establecer este principio. “Se logró instalar como tema, se legitimó”, aseguró.

La académica concluyó aludiendo a la sensación de avance que se genera en la población, femenina principalmente, tras la llegada a la presidencia de la californiana. “Niñas y niños ven a alguien que se parece a ellos y sienten que, aunque es difícil, es posible llegar ahí”, dijo.

No todo es “miel sobre hojuelas”

Kamala Harris se incorporó a la campaña del demócrata, Joe Biden, en agosto de este año. Aunque ahora se abrazan tras el triunfo en las elecciones, cabe recordar que se enfrentaron en los debates de su partido cuando la senadora buscaba ser la candidata a presidenta por el bloque azul. En esa ocasión, el exvicepresidente fue interpelado por la californiana, quien le reprochó el pasado del presidente electo.

Según consignó France 24, la afroamericana criticó al longevo Biden por sus alianzas con senadores que procuraban la segregación racial en los setentas. Afirmaciones que para Kamala Harris serían un ataque directo a su persona, a su gente. Estas medidas segregacionistas apuntaban, por ejemplo, al uso preferente para menores blancos de los buses escolares o colegios, distintos de los de raza negra. Para entonces, Harris era una de las tantas niñas y niños que sufrían de esas medidas.

Pese a esto, la demócrata se incorporó a la campaña de Biden y hoy luce como la primera vicepresidenta afroamericana y descendiente asiática de los Estados Unidos.

La primera, pero no la última

Es un hecho histórico en Estados Unidos que llegue al segundo puesto de la Casa Blanca una mujer afroamericana y con descendencia asiática. En un emotivo discurso, que sacó lágrimas y aplausos entre los asistentes a Wilmington, Delaware, afirmó Harris en su discurso: “Si bien soy la primera mujer en ocupar este cargo, no seré la última”, para luego añadir,  “porque cada niña que nos esté mirando verá que este es un país de posibilidades. Sueñen con ambición, lideren con convicción y véanse a sí mismos como quizás otros no los ven, sepan que los aplaudiremos en cada paso del camino”.

Discurso de Kamala Harris en Delaware/ The Guardian

El llamado de los recién electos es a la unidad, al diálogo entre estadounidenses. El 20 de enero de 2021 Harris y Biden asumirán sus cargos en la Casa Blanca y es un hecho que las primeras medidas apuntarán a combatir la pandemia, unir al pueblo estadounidense y a procurar una sociedad más equitativa.

La californiana, afroamericana, demócrata y vicepresidenta electa de los Estados Unidos ya hizo historia y aún no asume oficialmente su cargo.

Este reportaje fue realizado por estudiantes del segundo semestre de la Escuela de Comunicaciones y Periodismo UAI.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: