Detenidos por el estallido social llevan más de un año encarcelados

Detenidos por el estallido social llevan más de un año encarcelados

Sus familiares acusan un abuso de la prisión preventiva y piden su libertad.

La presidenta del Senado, Adriana Muñoz, anunció hoy un proyecto de indulto general para los afectados. La iniciativa se suma a las mociones de indulto y amnistía de diputados del Frente Amplio.

Por Ignacio Riveros

Hasta hoy, 86 personas permanecen recluidas desde que comenzó el estallido social, según estadísticas de la Defensoría Penal Pública. Llevan meses sin recibir visita, sus procesos judiciales todavía no comienzan y sus familiares se movilizan para denunciar la situación de abuso de la prisión preventiva y pedir su libertad.

Muchos de ellos están en prisión preventiva, bajo la Ley de Seguridad del Estado. Esta distingue entre delitos en contra de la seguridad interior del Estado y delitos de orden público, pero con la primera figura quienes estén en prisión no pueden ser visitados. 

Ha pasado más de un año desde que el denominado estallido social comenzó, en que millones de personas salieron a manifestarse en las calles en muchas ciudades de Chile, y con cacerolazos para protestar contra el gobierno y el modelo económico y social del país. En muchos lugares, las fuerzas de seguridad, en especial carabineros pero también militares, reprimieron a los manifestantes, sin diferenciar en muchos casos a quienes lo hacían pacíficamente de quienes no, ni respetar sus protocolos institucionales para el control del orden público.

Informes internacionales y chilenos denunciaron que hubo múltiples violaciones a los derechos humanos por parte de agentes del Estado, las más masivas desde el retorno a la democracia, con el resultado de personas muertas, heridas, mutiladas en sus ojos y torturadas, y también, saqueos, vandalismo y destrucción en algunas áreas de las ciudades así como carabineros lesionados.   

Relatos de familiares

A más de un año desde el 18 de octubre de 2019, diversas organizaciones se han manifestado para que estas personas, en su mayoría jóvenes, salgan de las cárceles. Tras el plebiscito del 25 de octubre en el que triunfó el Apruebo, esta demanda adquirió protagonismo en las protestas. La Coordinadora 18-O que vela por la liberación de los prisioneros dio a conocer un documento con algunos relatos de familiares de detenidos.

Estos son algunos de ellos:  

“Hasta la fecha en prisión preventiva en espera del cambio de medida cautelar, son ocho meses de soportar estos fríos en los días de encomienda, lo peor es que ellos viven en un lugar sin las condiciones de higiene y alimentación en estos momentos tan difíciles de esta pandemia”.

“Desde que mi hijo fue detenido en enero, todo se convirtió en un mal día. Ya son cinco meses, no duermo por las noches, lloro la mitad del tiempo, la otra mitad solo existo”.

“Mi hijo lleva siete meses secuestrado por este Estado opresor. Él es un joven proactivo. Estando en ese lugar ha ayudado a formar una biblioteca, ha participado en los cursos que han dado. Sus amigos y compañeros han sido un gran aliciente para mí. Todos tienen una palabra hermosa para referirse a mi hijo”.

Los gritos de las madres
Foto: Mónica Mena, Pressenza

En noviembre se realizó una concentración pacífica frente al Estadio Nacional de unas 200 personas, la mayoría mujeres, que pedían la liberación de los detenidos por el estallido social.

El acto estuvo marcado por banderas, danzas y cánticos en contra del gobierno y en defensa de la libertad de los jóvenes. Contó con la presencia del colectivo Las Tesis y la frase que sobresalía era: “Somos mujeres, somos guerreras, somos las madres y las abuelas, somos las hijas y las hermanas, somos las tías y las sobrinas, somos las primas y las amigas, somos las compañeras que por ti luchamos. Por tu libertad”.

Soledad, madre de un joven al que llaman Pelao y que estaba en la concentración contó: “Igual ha sido un proceso difícil, porque somos familias de estudiantes, parejas de trabajadores, familias de clase media normal que nunca habíamos tenido una relación con la cárcel, menos nuestros hijos, no los preparamos para eso”.

Agregó Soledad: “Esperamos que a través de la presión que hagamos, logremos que el Estado suelte a los chicos y los deje esperar sus procesos judiciales en casa, no en la cárcel, eso es lo que queremos”.

Eliana, madre de un joven que logró que su hijo termine el proceso judicial y saliera de la cárcel, también contó su situación. “Desde que estuvo encerrado mi hijo lo pasé pésimo, estuve con una depresión, lloraba todos los días, aunque aún sigo igual, porque nosotros estuvimos involucrados con los demás familiares, no se ha dejado de estar pendientes de ello”.

El movimiento ha unido a las familias entre sí, quienes armaron una red de apoyo colectivo. Eliana explicó: “Entre todos se formó como una familia, por ejemplo, si yo no puedo ir a dejar una encomienda porque tengo 60 años y no me dejan entrar, otra familia puede ir a dejarlo por mi parte”.

La manifestación del Estadio Nacional estuvo coordinada por Claudia, quien declaró a Cooler que “nuestro objetivo frente a esto es generar conciencia, aquí son hijos e hijas que están presas en sus casas o en la cárcel, por lo tanto, hijos e hijas, que tienen madres, padres, hermanos, hermanas y primas”. Ella explicó que contaron con el apoyo de las senior, quienes el año pasado gritaron por la liberación de sus cuerpos, para exigir que termine la violencia contra sus hijos o hermanos.

Claudia no es una familiar directo de algún joven detenido, pero aclaró que acompañó muy de cerca el proceso de la familia de un joven al que quiere mucho. La coordinadora expresó que se “empapó” del tema y que acompañó a la familia en el conflicto carcelario y terminó siendo parte de esta.

La idea de eximir de responsabilidad penal crece en el Congreso

La presidenta del Senado, Adriana Muñoz (PPD), junto al senador de Revolución Democrática Juan Ignacio Latorre anunciaron hoy que presentarán un proyecto de indulto general para quienes hayan quedado presos en el contexto del estallido social, en determinadas circunstancias y por una sola vez.

La parlamentaria declaró que es inaceptable que desde hace más de un año personas no tengan derecho a un debido proceso. Meses atrás, diputados del Frente Amplio levantaron una moción para que se aplique la ley de amnistía o se indulte a los afectados, que en algunos casos llevan más de ocho meses sin avances en su proceso judicial y familiares denuncian montajes para inculparlos.

El proyecto es impulsado por Adriana Muñoz (PPD), Yasna Provoste (DC), Isabel Allende (PS), Alejandro Navarro (País) y Juan Ignacio Latorre (RD)/ Foto: Agencia Uno

Respecto a la iniciativa de la cámara baja, el gobierno la rechazó. Las razones las entregaron el ministro Secretario General de Gobierno, Jaime Bellolio, y el de Justicia, Hernán Larraín. El vocero de La Moneda indicó que “no cabe la idea de un indulto a la violencia y a la destrucción”. Según Bellolio, la propuesta parlamentaria estaría aprobando la violencia, que es la acusación principal por la que las personas están detenidas.

También el ministro Larraín descartó la petición de amnistía: “Cuando alguien está involucrado en episodios de violencia y por eso es llevado a los tribunales, lo responsable es hacerse cargo de esos hechos ante los tribunales y el Ministerio Público”, declaró.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: