Los 698 días al mando del exgeneral director de Carabinero Mario Rozas

Los 698 días al mando del exgeneral director de Carabinero Mario Rozas

Foto: Agencia Uno

Esta mañana el general Mario Rozas renunció a su cargo de director de Carabineros, tras el operativo que realizaron ayer funcionarios de la institución en un hogar del Sename en Talcahuano, quienes dispararon contra menores de edad en un confuso incidente, dejando a dos de ellos heridos a bala.

Por Natalia Valdebenito

La administración del general Rozas estuvo envuelta en la polémica y fue blanco de críticas desde su primer día al mando de la institución. Sus 698 días estuvieron marcados por las acusaciones de violaciones a los derechos a los humanos contra manifestantes durante el estallido social y los actos de violencia en la región de La Araucanía.

Rozas asumió el 21 de diciembre de 2018 con la idea de modernizar la institución, poniendo fin a la gestión de su antecesor, el general Hermes Soto, quien dejó el cargo tras el asesinato del comunero mapuche Camilo Catrillanca por parte de carabineros y el posterior intento de encubrimiento del delito. Asimismo, la policía uniformada arrastra de otras jefaturas el montaje de la Operación Huracán para incriminar a dirigentes mapuches y el megafraude conocido como pacogate.

La gestión de Rozas, que hasta el último día recibió pleno respaldo del presidente Sebastián Piñera, estuvo marcada por la herencia de los problemas ya indicados y, en especial, por la actuación de carabineros en la represión de las manifestaciones del estallido social. Las principales organizaciones defensoras de los derechos humanos en el mundo -Amnistía Internacional, Human Rights Watch, la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas, y la Comisión Interamericana de Derechos Humanos- enviaron misiones a Chile, que en sus informes finales criticaron enérgicamente la actuación policial por no respetar sus protocolos ni el derecho a manifestación.

Los cuatro organismos internacionales coincidieron con el Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), en que los más graves atropellos contra las personas que han ocurrido en el país desde la dictadura son los que se cometieron durante el estallido social. Y la principal institución puesta en el banquillo ha sido Carabineros. Las acusaciones y la corrupción hicieron caer en todas las encuestas la confianza de la ciudadanía en la institución policial.

El general Rozas quedará en la historia por los cientos de personas que perdieron la visión de uno de sus ojos debido a disparos de perdigones o bombas lacrimógenas por parte de carabineros, y en especial por los casos de Gustavo Gatica y Fabiola Campillai, que perdieron por completo la visión. Gatica se estaba manifestando pacíficamente y Campillai se dirigía a su trabajo cuando fueron agredidos. La tónica de la represión policial fueron los excesos y no distinguir entre manifestantes pacíficos y los que generaban violencia.

En enero de ese año, un joven hincha de Colo Colo fue arrollado por un camión de Carabineros, lo que provocó posteriormente su muerte. El dos de octubre en una manifestación en las cercanías de la denominada Plaza Dignidad, un funcionario policial empujó a un joven menor de edad desde el puente Pio Nono, provocando que cayera al río Mapocho, por lo que el carabinero responsable está procesado.

Tampoco Rozas logró controlar la violencia de distintos sectores en la región de La Araucanía. A pesar de que Rozas llegó al puesto con la idea de modernizar la institución, no lo logró y los hechos de violencia en La Araucanía aumentaron. El último hecho importante que marcó el conflicto que existe entre ambas partes, fue la muerte del carabinero mapuche, Eugenio Nain, quien recibió un impacto de bala tras recurrir a un operativo en Temuco.

La reiteración de los casos de abusos llevó a la oposición a pedir en varias oportunidades la renuncia de Rozas a su cargo, siendo siempre ratificado en su cargo por el gobierno. Pero los dos menores de edad baleados por carabineros en un recinto del Sename, que busca proteger a los niños adolescentes, fueron la gota que rebalsó el vaso. El propio Rozas presentó su dimisión al cargo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: