Enfermos terminales y retiro de fondos: en qué caso corresponde y la propuesta de La Moneda

Enfermos terminales y retiro de fondos: en qué caso corresponde y la propuesta de La Moneda

El proyecto de ley, que si bien en un comienzo se legisló en la misma instancia que el segundo retiro del 10% de las AFP en la Cámara Alta, actualmente la iniciativa está en la Comisión de Constitución a la espera de ser discutida en particular.

Por Nicole Beretta

El retiro de fondos previsionales para personas en situación de enfermos terminales ha dado qué hablar los últimos días. El proyecto presentado por el diputado socialista Marco Ilabaca, que se aprobó en primera instancia con unanimidad de votos, si bien continúa a la espera de su revisión ahora en específico, en paralelo el gobierno ingresó una iniciativa legislativa con características similares.

Por un lado, la propuesta de los parlamentarios indica que a las personas que son afectadas por enfermedades terminales, se les permitirá retirar los ahorros de sus cuentas previsionales sin limitación en el monto.

El documento señala que: “Para estos efectos, se entenderá que es terminal aquella enfermedad o condición patológica grave, progresiva e irreversible, que no tiene tratamiento eficaz de acuerdo a los conocimientos médicos y con pronóstico fatal en un plazo inminente, certificado por un profesional habilitado”.

Por lo tanto, la responsabilidad de determinar cuándo una persona cuenta con el diagnóstico de paciente terminal recaería en manos de los profesionales médicos (diagnóstico experto), lo que sería un requisito fundamental para poder acceder al beneficio que busca el proyecto constitucional.

En relación a lo anterior, en conversación con Cooler, el oncólogo y expresidente de la Fundación Chilena para el Desarrollo de la Oncología, doctor Jorge Gallardo, explicó que aunque en el mundo de la medicina todos están de acuerdo en que hay una definición de enfermo terminal, según su opinión, esta no existiría precisamente.

Expresidente de la Fundación Chilena para el Desarrollo de la Oncología, Jorge Gallardo

Sin embargo, el médico señaló que, en estricto rigor, una enfermedad terminal correspondería a una patología que no puede ser curada y que con el transcurso del tiempo le provocaría la muerte a la persona que la padece. Además, indicó que la condición de terminal estaría dada por el periodo limitado de vida con el que contaría el individuo en cuestión, pero esta definición sobre el lapsus de tiempo sería la que generalmente varía según el especialista.

“En nuestro caso, en Chile consideramos que un paciente que tiene un pronóstico de vida de dos meses o menos, desde el área de la oncología es un paciente terminal, para el cual ya no hay ningún tratamiento que pueda parar la progresión de su enfermedad”, aclaró Gallardo.

Asimismo, explicó, que por lo general, algunas de las enfermedades consideradas terminales son, por ejemplo, el cáncer avanzado, la demencia, patologías con trastorno de la neurona motora y algunos tipos de enfermedades pulmonares, sobre todo las con problemas cardiacos.

Gallardo se refierió a las dolencias que padecen enfermos con cáncer terminal

En línea con lo plateado por el oncólogo, según el paper “El enfermo terminal” del Grupo de Estudios de Ética Clínica de la Sociedad Médica de Santiago, publicado en la Revista médica de Chile en 2000, para que un paciente pueda ser clasificado como terminal se deben cumplir las siguientes condiciones:

  • Ser portador de una enfermedad o condición patológica grave, que haya sido diagnosticada en forma precisa por un médico experto.
  • La enfermedad o condición diagnosticada debe ser de carácter progresivo e irreversible, con pronóstico fatal próximo o en un plazo relativamente breve.
  • En el momento del diagnóstico, la enfermedad o condición patológica no es susceptible de un tratamiento conocido y de eficacia comprobada que permita modificar el pronóstico de muerte próxima; o bien, los recursos terapéuticos utilizados han dejado de ser eficaces”.
La Moneda plantea una contrapropuesta

Por su parte, el ejecutivo también se pronunció sobre el asunto hace algunos días, y planteó que el Gobierno también está estudiando la posibilidad –en paralelo– de que los enfermos terminales puedan retirar de manera anticipada sus ahorros previsionales para hacer frente a sus enfermedades, lo que generó opiniones divididas entre algunos senadores.

Si bien el gobierno se había posicionado en contra de la idea anteriormente, ahora busca enviar con urgencia al Congreso una iniciativa de ley que, a diferencia de la impulsada por el parlamento, buscaría que a quienes tengan un diagnóstico de enfermedad terminal, se les pueda calcular el monto de su pensión, no según las tablas de mortalidad, sino que en relación a su real expectativa de vida.

Esta indicación –supuestamente– pretende ser incluida en la actual reforma previsional, que aún está en trámite legislativo, uno de los aspectos claves es que el método de cálculo de la pensión podría variar dependiendo de si el beneficiado corresponde a un pensionado, un trabajador cotizante, o si cuenta con el Seguro de Invalidez y Sobrevivencia. El cálculo también variaría dependiendo de la modalidad de pensión.

  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: