Vivir entre la naturaleza: fuente de inspiración para la poesía y otras artes

Vivir entre la naturaleza: fuente de inspiración para la poesía y otras artes

Foto: Reserva Nacional Mocho Choshuenco, región de Los Ríos

El patrimonio ambiental (terrestre) de Chile está compuesto por 41 parques nacionales, 26 reservas nacionales, 20 reservas forestales y 18 monumentos naturales, según datos del ministerio del Medio Ambiente. Guardaparques que cuidan estas áreas se desarrollan creativamente y contaron su experiencia.

Por Nicole Beretta Navarrete

Los entornos silvestres en general nos conectan con la vitalidad del mundo natural y, para muchos, son consideradas territorios sagrados que deben conservarse, resguardarse y, sobre todo, respetarse. Sin embargo, muchas veces esto no ocurre y estos lugares se ven amenazados por proyectos inmobiliarios, industriales o extractivistas.

En este sentido, uno de los mecanismos que existen -tanto a nivel nacional como internacional- para la protección de la biodiversidad y todos sus elementos (genéticos, especies y ecosistemas) son la creación de zonas protegidas, que convierten estos lugares en patrimonio natural del país.

En este contexto, considerando los tiempos marcados por el drástico cambio climático y la crisis ambiental, Ladera Sur, The Pew Charitable Trust y la Corporación Forestal (Conaf) con el patrocinio del Ministerio de Cultura, organizaron el cliclo de conversatorios virtuales: “Relatos de guardaparques: agentes de cambio de las áreas protegidas de Chile y las comunidades portal”, el que se compone por cinco instancias transmitidas por Youtube.

En esta ocasión fue la tercera actividad del proyecto: “La naturaleza como inspiración para la poesía y otras artes”, conversación moderada por la periodista Claudia Molina, que contó con la participación de Ivonne Valenzuela, de Conaf Antofagasta, y Norberto León, de la reserva nacional Mocho Choshuenco en la región de Los Ríos, ambos son guardaparques. Además, los acompañó la artista nacional Teresa Aninat, quien también ha trabajado inmersa en parajes naturales en varias ocasiones.

Todos los invitados se desempeñan o han ejercido conectados directamente con el patrimonio ambiental y sus componentes. Desarrollaron así sus diferentes expresiones artísticas basadas en el fruto de sus interacciones diarias con estos espacios, ya sea desde sus tareas de cuidado y protección o desde la búsqueda de una fuente de inspiración para sus obras.

Reserva Nacional Mocho Choshuenco, región de Los Ríos

La fuerza de la expresión

Ivonne Valenzuela, antropóloga y poeta chilena, quien actualmente está encargada del área de Asuntos de Comunidades Indígenas y Locales en Conaf Antofagasta y a la vez es guardaparques, expresó que para ella a partir de lo estructurado y normado del sistema en el que nos desenvolvemos, “nos vamos alejando de ese uno que somos con la naturaleza”. La investigadora manifestó que es necesario soltar el “deber ser” y volver a maravillarse con el entorno.

Luego de su paso por Arica, donde trabajó con comunidades aimaras, empezó a desempañarse con comunidades atacameñas y quechuas, de la que la antropóloga cuenta que ha aprendido demasiado, desde el “enraizarse en la tierra” y protegerla, hasta el rescate de memorias de las culturas para su preservación en el tiempo.

Lo anterior ha podido plasmarlo en su poesía, y destacó que no solo desde los paisajes se puede obtener una fuente de inspiración, si no que también desde las interacciones con la misma gente que habita el territorio. Por lo que que la poeta expresó que algunas de sus obras están ligadas, por ejemplo, a la desprivatización del agua y su relevancia como recurso para la creación de vida. En especial, en el árido entorno en el que se encuentra.

Ivonne Valenzuela

Asimismo, Nolberto León, administrador y guardaparques de la Reserva Nacional Mocho Choshuenco, en la región de Los Ríos, quien además es escultor, afirmó que siempre está buscando experiencias nuevas dependiendo dónde esté y dónde se dirija. Una de sus últimas obras son un conjunto de figuras de aves nativas de la zona, las que se ubicaron en paradas específicas de los senderos como una guía para los visitantes.

El escultor dijo desde Panguipulli, lugar donde está actualmente: “Yo creo que la inmensidad en estos espacios naturales es tan maravillosa que te hace sentir tan pequeño primero, pero después aterrizas en el espacio, encontrando miles de cosas y posibilidades de acuerdo a lo que tú andas haciendo y pensando; a lo que a uno le hace sentido”.

Nolberto León

Teresa Aninat, magíster en Artes Visuales de la Universidad de Chile, expresó que desde 2011 comenzó a poner su “pensamiento, cuerpo y espíritu” en los paisajes de Chile. Su lugar de origen es Estados Unidos, sin embargo, dijo que su identidad y “arraigo con la tierra” está aquí, por lo que comenzó a recorrer el país de norte a sur.

La artista declaró que “no sentirse parte de un lugar” fue la fuente de inspiración de sus obras, lo que desembocó en la búsqueda del sentir de pertenencia al territorio, lo que logró encontrar en sus expediciones por los diferentes paisajes naturales de Chile. Su sentir se reflejó en la producción visual que, en muchas ocasiones, fue creada en medio de los trayectos de sus aventuras.

Teresa Aninat

Ivonne resaltó un aspecto que considera clave en la relación humana con la naturaleza y sus recursos: “A veces la gente ve un árbol y ve una silla o madera para vender. El árbol está vivo y nos a muchas cosas; nos da la oportunidad de hacer arte, nos da sobra y frutos, es una casa para otros animales y permite que en él haya otra vida como musgos y hongos”.

Si quieres ver el conversatorio completo haz click aquí.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: