Jill Biden: De docente a primera dama

Jill Biden: De docente a primera dama

Casada desde 1977 con el presidente electo, Joe Biden, además de dedicar gran parte de su vida a desarrollar su carrera como profesora, Jill también se ha sumergido en el mundo de la literatura, publicando libros como “Dont Forget, God Bless Our Troops” (2012) y “Joey: The Story of Joe Biden” (2020), e incluso textos para niñas y niños.

Por Nicole Beretta Navarrete

La vida de la familia Biden está marcada por varios eventos bastante complejos desde un comienzo. Sin embargo, para el político demócrata, la docente de 69 años de edad ha significado un apoyo incondicional y una compañera de grandes batallas, quien actualmente está ad portas de convertirse en la próxima primera dama de la Casa Blanca. 

Para Jill Tracy Jacobs, nacida en Nueva Jersey el 5 de junio de 1951, la educación y la familia han sido dos de los grandes pilares que guían los caminos de su vida. Durante 15 años combinó su papel y rol de madre de tres hijos con el de profesora de inglés, para así poder terminar con éxito dos postgrados y un doctorado en Educación, con especialización en Inglés. A la vez, ha sido una socia vital para/con la carrera política de su esposo Joe.

Familia Biden/ Foto: Random House

Mujer con una gran claridad y un temperamento firme, Jill fue la segunda dama de Estados Unidos por ocho años, entre 2009 y 2017, mientras su cónyuge era el vicepresidente del país potencia en el periodo presidencial de Barack Obama. En ese entonces, ya maniobraba sus tiempos para combinar sus deberes de docente en el Northern Virginia Community College con los viajes oficiales y el trabajo con familias militares que realizaba junto a la primera dama, Michelle Obama.

Antes de dar con su actual puesto de trabajo, la doctora Biden fue maestra de institutos públicos, un psiquiátrico juvenil y un instituto de formación profesional del estado de Delaware. Y hasta la actualidad, con la carrera política de su marido en paralelo, Jill nunca ha dejado atrás sus responsabilidades como docente, convirtiéndose en la primera segunda dama de EE.UU. en mantener un trabajo remunerado.

Joe no fue el primer matrimonio de la docente, sino que fue el deportista Bill Stevenson, con quien duró casada alrededor de cinco años, ya que se divorció en 1976. Luego de esto, cinco años después del trágico accidente de tránsito que terminó con la vida la primera esposa del ícono demócrata y su hija (Neilia y Naomi) -evento en el que los otros dos hijos de la pareja también resultaron gravemente lesionados-, la doctora (con 26 años en ese entonces) finalmente le dio el sí al entonces senador, tras la quinta propuesta de compromiso.

Tres años después de la boda, trajeron al mundo a la tercera hija de la familia, Ashley, en 1981. Y si bien Jill no ha adoptado legalmente a los hijos del candidato presidencial, en algún momento declaró que no solo se enamoró de su esposo, sino que también de sus hijos Beau y Hunter, por lo que los considera como si fuesen sus propios niños.

Si bien la docente, también corredora aficionada -actividad que mantiene hasta hoy-, enfocó su carrera académica en la deserción escolar y los mecanismos de aseguramiento de la formación universitaria para la población adolescente, por otro lado, ha dedicado parte de su tiempo a la lucha contra el cáncer, luego de que la familia Biden perdiera a su hijo mayor Beau por un tumor cerebral durante el último año de la administración de Obama. Además, también tuvieron que batallar junto a Hunter su adicción a las drogas.

Jill y Joe/ Foto: AP

En contraste con Melania y Donald Trump, con Joe se dejan ver ante la opinión pública como una pareja equitativa y amorosa, expresando además en reiteradas veces que siempre estarán el uno para el otro, cuestión que también se ha notado durante el último tiempo, donde la futura primera dama ha defendido con uñas y dientes al candidato demócrata y a su hijo Hunter de los constantes ataques del actual mandatario estadounidense.  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: