Marcela Cubillos: “Para sectores de extrema izquierda, la derecha no tiene derecho a gobernar”

Marcela Cubillos: “Para sectores de extrema izquierda, la derecha no tiene derecho a gobernar”

Foto: Agencia Uno

Por Raimundo Irazabal

Ad portas de que los chilenos salgan a votar para resolver si cambian la Constitución de 1980, creada por la dictadura, y por primera vez en la historia del país generar una Carta Magna donde estén representados todos los sectores de la sociedad y con paridad de género, si hay Convención Constituyente, la exministra de Educación y actual directora de Libertad y Desarrollo, Marcela Cubillos (abogada, 53 años), hizo un crítico análisis del estallido social. Según dice en entrevista a Cooler, la extrema izquierda quiso despojar del gobierno al Presidente de la República, Sebastián Piñera, y anunció que no se postulará a la Convención Constituyente.

– ¿Cuál es su análisis del estallido social?

– Cualquiera sea el análisis que se haga de lo ocurrido en octubre de 2019, no se puede olvidar ni eludir que empezó por hechos de violencia y destrucción de una gravedad nunca vista antes en Chile, y esa violencia ha seguido a pesar de las respuestas que se han intentado desde la política. Primero se intentó aplacar con medidas sociales y luego con la promesa de una nueva Constitución. Y la violencia no ha cesado.

– La consigna de quienes están por el rechazo es: “Rechazo para reformar” y que se tiene que votar por esa opción para evitar crear una Convención y hacer los cambios rápidos. ¿Cuáles son esos cambios? ¿No ve un peligro en que esos cambios se tienen que hacer más rápido y en algún momento la población se puede cansar si no se consiguen y nuevamente salir a las calles a manifestarse?

– En la opción Rechazo está la convicción que en un Estado de derecho las constituciones se hacen y reforman en las instituciones destinadas al efecto, en este caso, el Congreso Nacional. Además, ninguna de las demandas sociales que se han levantado requieren un cambio constitucional para solucionarlas o mejorarlas. El proceso descansa, así, en una falsa promesa. Para mejorar las pensiones, la calidad de la educación, la atención en salud, subir las remuneraciones, etc., no se necesita una nueva Constitución. Ni una nueva Constitución será la respuesta eficaz a esas demandas.

Chile necesita mejoras y cambios en beneficio especialmente de la clase media y sectores más vulnerables, para eso es fundamental, entre otras cosas, modernizar el estado, que hoy no entrega un buen servicio, invertir más recursos en la educación parvularia, y aprobar luego la reforma a pensiones y salud que duermen en el Congreso.

– En general ha sido su sector el que no ha querido hacer los mayores cambios al país ¿No hay una cierta incongruencia en el “Rechazo para reformar”?

– Eso no es así. Esta Constitución ha tenido decenas de reformas y siempre con acuerdos amplios en que han participado todos los sectores. En especial la reforma de 2005 que Ricardo Lagos al promulgarla afirmaba que Chile “tenía al fin una Constitución plenamente democrática”.

– La derecha durante estos últimos 30 años ha sido gobierno dos veces bajo el mandato de Sebastián Piñera. ¿No cree que pudieron haber hecho más para combatir los problemas que tiene el país?

– La izquierda ha gobernado 24 de los 30 últimos años. Estos 30 años han sido en términos de combate a la pobreza y crecimiento los mejores de nuestra historia. No siempre los “estallidos” se dan en países a los que les va mal. El tema es que la centroizquierda, acorralada por la izquierda más radical, hoy reniega y se avergüenza de lo construido.

Los datos demuestran que Chile nunca fue menos desigual que poco antes de octubre del año pasado. El malestar en gran parte se engendró porque durante el segundo gobierno de Bachelet Chile tuvo un muy mal desempeño económico y se estancaron las condiciones de vida de muchos chilenos. Hay cambios y mejoras sociales fundamentales que hacer para construir un país más justo, pero una nueva Constitución sólo va a dilatar esas soluciones. Como ya lo estamos viendo. La reforma de pensiones no avanza, la de salud tampoco.

– Hay algunos analistas políticos que dicen el estallido social se hubiera dado igual con Alejandro Guillier si hubiera sido electo presidente, otros creen que no y que solo se debió a que gobierna Sebastián Piñera ¿Cree que es así?

– Hay distintas opiniones y es difícil ser categórica al respecto. El estallido de violencia tiene, eso sí, un componente político que no se puede eludir: el intento de despojar al Gobierno de Sebastián Piñera del poder legítimamente obtenido en las urnas. Para sectores de izquierda más radicales, a la centroderecha no le basta ganar elecciones. Para ellos, no tenemos derecho a gobernar. Actúan atribuyéndose una superioridad ética, que evidentemente no tienen, aún cuando en democracia la gente elija a la centro derecha para gobernar.

– En caso de que las encuestas no se equivoquen y la opción Apruebo ganará con un amplio margen, ¿cómo enfrentaría el sector de la centroderecha que está por el Rechazo los procesos que se vienen? 

– Aceptando el resultado y siendo parte de un proceso, que aunque no compartimos, pasaría a iniciarse a partir del día siguiente del plebiscito.

– En caso de que gane la opción Apruebo ¿Se va a postular para ser constituyente?

– No. Prefiero aportar desde mi trabajo actual como directora ejecutiva de Libertad y Desarrollo al proceso constituyente, en caso de ganar el Apruebo.

– Durante la pandemia hay sectores de centroderecha que se han tildado de socialdemócratas. ¿Lo comparte o lo considera populista para poder obtener votos del centro político?

– La principal víctima de la polarización política que vemos hoy en el país, es la centroizquierda moderada que ha desaparecido del mapa. Existe a nivel de ciudadanía, pero no tiene representación política. Por tanto es razonable querer construir una candidatura desde la centroderecha, que pueda crecer hacia sectores que se han ido quedando sin representación.

– ¿Cuál es su lectura del escenario electoral post plebiscito con Daniel Jadue y Joaquín Lavín liderando las encuestas? ¿Puede surgir alguna figura interesante tanto en la centroderecha como la centroizquierda?

– A partir de este 25 de octubre empieza un largo año de procesos electorales. Por tanto, hay mucho que ver aún.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: