Los hechos más emblemáticos de violaciones a los derechos humanos durante el estallido social

Los hechos más emblemáticos de violaciones a los derechos humanos durante el estallido social

Gustavo Gatica y Fabiola Campillai/ Foto: Aton y Agencia Uno

Cooler revisó el caso de Fabiola Campillai y Gustavo Gatica, después de casi un año, para saber en qué se encuentran los procesos investigativos de sus imputados ante la Fiscalía.

Por Natalia Valdebenito

Las manifestaciones durante el estallido social mostraron vulneraciones de derechos humanos por parte de Carabineros, Fabiola Campillai y Gustavo Gatica fueron víctimas de ello. A casi un año de lo ocurrido, los responsables están con arresto domiciliario y en prisión preventiva, respectivamente.

Fabiola Campillai

Fabiola Campillai, mientras se dirigía a su trabajo, el 26 de noviembre de 2019, fue impactada por una bomba lacrimógena en su rostro, lanzada a 51 metros de distancia con una parábola 4 veces menor a la indicada. Al día siguiente, se confirmó que perdió la vista de manera irreparable, ya que el proyectil destrozó el globo ocular y parte de su cara.

Durante este tiempo ha tenido tres intervenciones quirúrgicas, y aún le falta una más. Sin embargo, la operación se encuentra suspendida debido a la pandemia y por problemas de salud. En septiembre del año pasado, tuvo una cirugía no prevista al “tener filtraciones del líquido encéfalo raquídeo por la nariz”, explicó a Cooler la abogada de Fabiola Campillai, Alejandra Arriaza.

Nueve meses demoró la identificación de algún imputado del caso ya que las declaraciones presentadas por Carabineros eran difusas y no existían pruebas suficientes de los hechos. En primera instancia, los funcionarios de las Fuerzas de Orden y Seguridad se negaron a entregar los registros de las cámaras Gopro que portan en su uniforme. Solo meses después, estas evidencias fueron entregadas y se pudo esclarecer los hechos.

Hasta ahora, el único imputado que se conoce en el caso de Fabiola Campillai es el capitán de Carabineros, Patricio Maturana, formalizado por el delito de apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves gravísimas, decretado por el Juzgado de Garantía de San Bernardo.

Si bien se decretó prisión preventiva para Maturana, el exfuncionario de Carabineros presentó un recurso a la Corte de Apelaciones de San Miguel. El Tribunal de segunda instancia falló a su favor y cambió la medida por arresto domiciliario, que cumple en casa de sus padres en Curicó.

“Es el único imputado que tenemos a la fecha y se fijó un plazo de investigación por 90 días. Estamos haciendo estas diligencias que estaban pendientes y pronto vendría ya el juicio, yo creo que de aquí a fin de año”, indicó Arriaza.

Un sumario administrativo realizado por la policía uniformada estableció castigos para dos capitanes: Patricio Maturana y Jaime Fernández. Sin embargo, la abogada afirmó que: “el documento detalla que la sanción que ellos decretaron fue el retiro de la institución, no la expulsión. Una separación de funciones, no por haber disparado a Fabiola, sino que por no haber prestado auxilio o ayuda a la víctima con posterioridad y haber huido del lugar”.

Gustavo Gatica

Un hecho similar ocurrió con Gustavo Gatica, un joven estudiante que asistía a las marchas en Plaza Baquedano. Funcionarios de Carabineros están acusados de disparar dos balines que impactaron y se incrustaron en sus ojos provocando la pérdida de la visión completa en uno de sus globos oculares mientras que el otro resultó con daños severos.

Al igual que con Fabiola Campillai, pasaron aproximadamente 10 meses para llegar a un imputado. En un sumario, realizado por Carabineros, indicaron que no existía certeza de que los funcionarios hayan cometido ese delito.

El 19 de junio Claudio Crespo, teniente coronel de Carabineros, fue dado de baja por descargar videos y otra información de los hechos sucedidos ese día. El acto se hizo sin consultar a la institución y era información que debía ser entregada a la fiscalía para investigar.

Un análisis realizado por la Brigada de Derechos Humanos de la PDI, determinó, según los antecedentes, que el teniente coronel Claudio Crespo portaba la escopeta anti disturbios. Por lo tanto, la Policía de Investigaciones concluyó que Crespo fue el autor material de los disparos. En las imágenes, se ve que el casco de Crespo decía “G3” como era denominado dentro de la policía uniformada.

Hector Cruzatt, periodista de Tribunales, indicó que “al igual que el carabinero de Fabiola Campillai, el de Gustavo Gatica se encuentra formalizado en el Ministerio Público por distintos delitos. Crespo está formalizado y en prisión preventiva por apremios ilegítimos y lesiones graves y gravísimas, por las lesiones que le dejó a Gatica”.

La medida cautelar la tomó la jueza Marcia Figueroa, quien expuso que Crespo era un peligro para la sociedad, además de tener un historial de agresiones en manifestaciones del año 2011-2012. La pena que podría arriesgar es de 10 años y un día de presidio, pero aún no ha concurrido el plazo de investigación que es de 90 días.

Recientemente, Crespo había pedido un recurso de protección contra los medios de prensa que lo habían vinculado al caso de Gustavo Gatica, el que fue rechazado con el argumento de que estos actuaron en base a libertad de información, opinión y ejercicio periodístico.

En ambos casos se espera que antes de fin de año se realice el juicio, ya que terminara el plazo de investigación dictaminado por el tribunal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: