Turba ataca a mapuches que tenían municipios tomados y gritan consignas racistas

Turba ataca a mapuches que tenían municipios tomados y gritan consignas racistas

En Curacautín y Victoria, región de La Araucanía, los manifestantes se enfrentaron a comuneros que estaban en los edificios consistoriales como forma de protesta por la situación del machi Celestino Córdova. Los municipios de Ercilla y Traiguén resultaron incendiados. El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, anunció querellas contra los responsables, mientras que líderes indígenas responsabilizaron al ministro del interior, Víctor Pérez, y dirigentes opositores criticaron las políticas hacia el pueblo mapuche.

Por Felipe Soto Chace

Una tensa jornada se vivió en La Araucanía en la noche del sábado y madrugada del domingo, en el contexto de la visita del ministro del Interior Víctor Pérez a la región, grupos de unas cien personas atacaron a comuneros mapuches que tenían municipalidades tomadas como forma de presión para que el machi Celestino Córdova, quien lleva 91 días en huelga de hambre, sea trasladado de la cárcel de Angol a su rewe por seis meses.

En Curacautín, los manifestantes volcaron e incendiaron los vehículos que ocuparon los mapuches para llegar al edificio consistorial y luego gritaron: “¡El que no salta es mapuche!”, sin que efectivos de Carabineros que estaban en el lugar impidieran el hecho, a pesar de que las acciones tuvieron lugar durante el toque de queda. En Victoria ocurrió una situación similar.

Twitter: @manuelbzr

Después de los desalojos, la policía uniformada detuvo a más de 20 personas, algunos de los cuales que pertenecían a la etnia originaria fueron atacados por los manifestantes. En Traiguén y Ercilla las sedes municipales fueron incendiadas tras las expulsiones.

El subsecretario del Interior, Juan Francisco Galli, anunció querellas contra los responsables por los hechos de violencia, que calificó como atentados. Al ser consultado por la prensa si invocará la ley antiterrorista, la autoridad declaró que evaluarán los hechos. 

El alcalde de Victoria, Javier Jaramillo (ind pro PPD), indicó que el ministro del Interior, Víctor Pérez, no se reunió con los alcaldes de los municipios que estaban tomados (Ercilla, Traiguén, Victoria, Collipulli y Curacautín) y agregó que los enfrentamientos se produjeron porque las autoridades de Gobierno son incompetentes y sordas. 

El vocero del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán, acusó odiosidad racial de chilenos a mapuches y declaró que el ministro del Interior, Víctor Pérez, tiene la responsabilidad de los hechos de violencia ocurridos. Según él, la actitud de la autoridad atizó los ánimos contra los comuneros. Hay que recordar que ayer el titular de Interior aseveró que en Chile no hay presos políticos.

En tanto, el lonko Alberto Curamil, quien ganó el premio ambiental Goldman, declaró en El Desconcierto, que el ministro Víctor Pérez dio la orden exclusiva para que se generen los ataques a los comuneros y que fue quien dio chipe libre (sic) para que los civiles en conjunto con personal de Carabineros y militar agredieran a los mapuches que tenían las municipalidades tomadas.

En la misma posición se expresó el senador Juan Ignacio Latorre de Revolución Democrática, quien afirmó que el viaje del ministro Pérez a la zona empoderó a grupos racistas que probablemente tienen una organización y financiamiento. En esta línea, el Frente Amplio publicó un comunicado que declara que los hechos recientes son el resultado de décadas de criminalización y discriminación hacia el pueblo mapuche.

Por su parte, la senadora y presidenta de la UDI, Jacqueline van Rysselberghe, defendió a los atacantes: “Las personas honestas están cansadas de la violencia en La Araucanía y merecen vivir en paz, sin sentirse amenazados por grupos violentistas que no tienen justificación para lo que hacen”, sostuvo en La Tercera la líder del gremialismo.  

Tras lo anterior, se convocaron protestas en distintas ciudades del país en apoyo a los mapuches. La Defensoría Popular interpuso el domingo un recurso de amparo en la Corte de Apelaciones de Temuco contra el ministro del Interior, Víctor Pérez, y el jefe de zona de la Defensa por el episodio ocurrido.

Medios de prensa de Francia, Perú, Alemania y otros países cubrieron la noticia como un tema de violencia racial.

Celestino Córdova fue condenado a 18 años de prisión por el homicidio del matrimonio Luchsinger Mackay. El machi que está preso en la cárcel de Angol mantiene una huelga de hambre de 91 días, cuyo fin es permanecer seis meses en su rewe bajo régimen de reclusión domiciliaria por ser una autoridad en la religión mapuche. La demanda se sustenta en el Convenio 169 de la OIT sobre Pueblos Indígenas y Tribales en Países Independientes. Córdova también sostiene que es inocente y que el Poder Judicial le atribuyó el crimen sin un debido proceso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: