La era verde: chilenos son más conscientes en su alimentación

La era verde: chilenos son más conscientes en su alimentación

En el mundo son cada vez más las personas que se inclinan por la alimentación vegana. Chile no es la excepción y ya hay numerosos locales y emprendimientos que cumplen con las exigencias de este público

Por Constanza Vásquez L.

Ya sea por el cuidado del medio ambiente, conciencia por los animales o el bienestar físico, el mundo vegano va creciendo cada vez con más fuerza.

Según la Encuesta Nacional de Medio Ambiente de 2018, hay un millón y medio de chilenos que no consumen carne, equivalente al 6% de la población total.

Esta alimentación consiste en una dieta 100% vegetal, es decir, excluye todos los tipos de comida de origen animal, como la carne, pescados, mariscos, lácteos, huevos y  miel. En cambio, contempla el consumo exclusivo de verduras, frutas, semillas, cereales integrales y legumbres. De acuerdo a la Academia Americana de Nutrición, es adecuada en todas las etapas de vida.

Debido al rápido crecimiento de esta dieta, las marcas internacionales y nacionales se han visto obligadas a lanzar una línea para satisfacer las demandas de este público. En 2013, la fundación chilena Vegetarianos Hoy realizó un censo vegetariano-vegano que demostró que la oferta de restaurantes y negocios había aumentado un 120%.

Algunas marcas chilenas

NotCo: Produce mayonesa, helado y leche de origen vegetal. Su principal foco es elaborar alimentos sustentables. Matías Muchnick, cofundador, señaló “que seamos veganos es una consecuencia. La verdad, no nos llamaría veganos, sino creadores de productos en base a plantas”. Además, en su página web (notco.com), muestran cómo la elaboración de cada uno de sus productos ayuda al medioambiente. Por ejemplo, comparan cuánto porcentaje de agua y CO2 se utiliza y produce al momento de hacer una mayonesa normal versus una vegetal.

Rikü: Se enfoca en la producción de variadas hamburguesas veganas, hechas a partir de legumbres como garbanzos, porotos negros, lentejas, entre otras. En sus elaboraciones también incluyen chorizos, salchichas y albóndigas veganas.

Adaptados con consciencia

Además de estas, muchas otras marcas, restaurantes y cadenas de alimentos de origen no vegano han tenido que adaptarse. La Crianza es una de ellas, pues en 2017 lanzó la línea “Delicias del huerto”, la que ofrece nugget, croqueta y tortilla de verduras; milanesas y  hamburguesas de soya.

Otro caso es el de Dominó. La reconocida fuente de soda incluyó en su menú el completo “DomiNOT”, que está preparado con una salchicha vegetal a base de proteína de soya y trigo y la Not Mayo de NotCo. Papá Johns, por su parte, sumó a su carta dos pizzas veganas: The Vegan y la The Vegan Queen.

Para poder identificar estos tipos de productos existe el sello V- Label, que es una certificación internacional que acredita que los productos son 100% veganos. En Chile, Vegetarianos Hoy es la encargada de este proceso. Además, fue la primera ONG en Latinoamérica en dedicarse a esto.

“No me gusta considerarme vegano, jamás diría que soy vegano”

Hace ocho años, Matías Salamanca (23) cambió su forma de alimentación y optó por un estilo de vida más consciente. Hoy, su cuenta de Instagram @loicaloicaloica suma más de 10 mil seguidores. En ella publica los productos que vende, además de recetas y talleres. Icónica habló con él sobre su emprendimiento y estilo de vida.

¿Cómo, cuándo y por qué surge tu emprendimiento?

Hace cinco años, cuando empecé a vender mayonesa vegana. Partí haciendo un proyecto sin muchos planes de crecer ni de abarcar tantas cosas. Mi objetivo era separar las recetas de mi cuenta personal y aprovechar de vender mis mayonesas. Luego fui compartiendo recetas y contenido que se escapaba solo de las ventas. Con el tiempo comencé a generar una comunidad.

¿Te preguntan sobre como tener una mejor alimentación?

Sí, tengo una comunidad bien grande en mi página e interactuamos harto.  Frecuentemente me piden tips y es algo que me interesa. Por lo mismo, hago talleres que se enfocan en alimentación consciente para poder abrir un poco la mirada de las personas y que entiendan los alimentos para que luego sepan elegirlos.

Antes era muy costoso encontrar productos de origen vegetal, ¿cómo lo lograbas hace ocho años?

Yo vivía en la tercera región, donde era aún más difícil encontrar los productos. Me sabía al revés y al derecho los datos de donde conseguir las cosas. Eso me obligó un poco a inclinarme por la alimentación local en vez de los productos importados y elaborados. Actualmente, es muy cómodo, porque puedes ir a un almacén y encontrar leche de soya, y si vas a un supermercado vas a encontrar muchos productos veganos, los que ahora vienen hasta con etiquetas que certifican que lo son. Ya no es necesario que te detengas a leer todos los ingredientes de los alimentos.

Más que una persona vegana, ¿te consideras una persona que tiene un tipo de alimentación consciente?

Sí, porque no encuentro  que el objetivo sea ser vegano, siento que cualquier persona puede incluir en su día a día una dieta más vegana o consciente. No me gusta considerarme vegano, jamás diría que soy vegano. Siento que hay un etiqueta social muy fuerte contra las personas veganas.

Este artículo se publicó en la revista Icónica, que elaboran estudiantes del quinto año de Periodismo UAI en el Taller de Productos Periodísticos. Entra aquí para ver todo su contenido.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: