Presidenta Colegio de Periodistas: “En una democracia plena tiene que existir una diversidad de contenido”

Presidenta Colegio de Periodistas: “En una democracia plena tiene que existir una diversidad de contenido”

Nathalie Castillo menciona que el 18 de octubre cambió “de manera abismal” la realidad del país y la del periodismo. Si bien cuestiona la labor de ciertos conglomerados, la comunicadora celebra el surgimiento de portales informativos independientes. “Hay que realizar una reestructuración para generar una coexistencia de medios públicos, privados y comunitarios”, dice.

Por Mateo Navas García

Cuando Nathalie Castillo (37) asumió la presidencia del Colegio de Periodistas en febrero pasado —luego de la renuncia de Margarita Pastene—, nunca imaginó que tendría tanto trabajo. El covid-19 que llegó al país un mes después de su arribo, transformó las pautas de todos los medios de comunicación y la manera de informar sobre salud pública.

Estos elementos han generado, a juicio de la comunicadora radicada en la región de Coquimbo, nuevos desafíos para la profesión y la institución que ella lidera. Castillo establece que los desafíos del Colegio de Periodistas son muchos, pero que están enfocados en poder difundir la importancia de la ética y la necesidad de generar una nueva Constitución para “cambiar el sentido de las cosas con relación al modelo de medios de comunicación”.

Durante la jornada del día del periodista —celebrada el pasado sábado 11 de julio— el gremio de profesionales celebró sus 64 años de historia y reiteró su compromiso con aumentar la colegiatura. “Esperamos que nuestros colegas puedan asociarse para que podamos impulsar políticas públicas para las comunicaciones.”, dice la presidenta.

—¿Cómo ha sido la experiencia de liderar el Colegio de Periodistas?

—”Ya veníamos trabajando de manera mucho más abocada al ejercicio profesional, a los cuestionamiento de quienes ejercían el periodismo. Desde el 18 de octubre hubo un despertar ciudadano, crítico de las instituciones y principalmente de los medios de comunicación. A través de redes sociales cuestionaron el ejercicio del periodismo. En ese sentido comenzamos a trabajar para fortalecer a nuestros colegas asociados y también hicimos un llamado a los medios de comunicación para poder practicar los estándares éticos mínimos. Este es nuestro desafío y en eso nos hemos estado esforzando. Además de la pandemia y el cómo se está entregando la información. Si bien no somos tan visibles como otros colegios profesionales, sí creemos que tenemos ese papel ético, social y moral que cumplir en esta sociedad. Y lo hemos hecho bien”.

—Desde octubre de 2019 hemos visto que los medios de comunicación han tenido mucho trabajo: ¿Cómo evalúas el rol que han tomado los diferentes espacios informativos durante estos últimos meses?

—”Hoy nuestro sistema de medios no representa el pluralismo que existe en la sociedad chilena. Sabemos la existencia de duopolios; grupos empresariales que tienen a cargo los medios de nuestro país. Sin duda han estado en el cuestionamiento de la opinión pública para que puedan mostrar otras realidades. A partir de octubre vimos cómo ellos cambiaron sus agendas. Le dieron la palabra a dirigentes de juntas de vecinos, a pobladores y líderes territoriales, a diferentes voces que siempre han estado invisibilizadas. Sin embargo, nos dimos cuenta que después del estallido social, todo se fue desvaneciendo y las pautas volvieron a homogeneizarse. Comenzamos nuevamente con este sistema que excluye muchas voces de nuestra sociedad y lamentablemente tenemos que seguir existiendo. Por eso es tan importante el rol que cumplen medios alternativos, populares, comunitarios, independientes. Siempre la exigencia será relevante, porque tienen que existir las garantías al derecho de la información por ambos lados: desde los medios y desde la ciudadanía, la cual tiene que informarse con todos los elementos, no solo con visiones sesgadas”.

—Cuando dices que nuestro sistema de medios no representa el pluralismo, ¿es culpa del periodismo o del modelo económico?

—”Es estructural. Tiene que ver con un modelo económico que hoy en día, a propósito de esta pandemia, está generando lamentables situaciones. Pero este sistema también afecta a las comunicaciones. Eso responde a que, en el caso de la prensa escrita, dos empresas controlen aproximadamente el 95% de los diarios nacionales. ¿Para quién trabajan esas empresas? Son compañías que no solo se dedican al periodismo, sino que también están vinculadas a otro tipo de giros comerciales. A diferencia de lo que ocurre en otros países, donde el Estado entrega los recursos a los medios para su funcionamiento, en Chile el Fisco hace la vista gorda. Ese es el sistema que regula nuestra profesión. Por eso nosotros hemos estado promoviendo la necesidad de una nueva Constitución, a través de una Asamblea Constituyente, que genere un Estado de Derecho en todos los sentidos”.

—No son buenos momentos para el periodismo nacional: muchos medios están en proceso de reducir personal. ¿Cuál es la postura del Colegio de Periodistas en torno a esta “crisis laboral”?

—-”Son  diversos los efectos que puede traer la concentración de los medios. Lamentablemente los trabajadores se quedan sin puestos laborales cada vez que un medio de comunicación cierra. Eso se debe a que no existe una regulación de sustentabilidad a los medios  por parte del Estado. Nosotros entendemos y lamentamos la precarización de los periodistas. No es algo de lo que estamos ajenos”.

—¿Dónde se ve esa precarización?

—”No existen garantías para mantener un trabajo estable, también hay mucha discriminación dentro de los espacios laborales. Lamentamos que eso suceda. Además tenemos una preocupación constante por las condiciones en que viven los periodistas. Sabemos la precarización en la que estamos y lamentablemente, a propósito de esta pandemia, han sido los periodistas quienes se han visto afectados por la Ley de Protección del Empleo. Hemos visto despidos masivos desde el 1 de mayo en las cadenas principales de comunicación de nuestro país. Este es un panorama muy negativo que esperamos se pueda revertir. Por eso es importante poder potenciar un proyecto de ley donde se generen condiciones de sustentabilidad para los medios y por ende los trabajadores. Porque si hoy los periodistas son despedidos, eso también afecta el derecho de la comunicación de las personas”.

—Se dice que el periodismo no está gozando de buena imagen… ¿Crees que eso se ha dado por errores de la prensa o por prejuicios de las personas?

—”A partir de octubre la realidad del país cambió de forma abismal. Este “Chile cambió” se hizo muy popular y se convirtió en una demanda transversal. Y con la protesta social quedó en evidencia que las personas son cada vez más críticas de los contenidos de la prensa y en especial la televisión. Y eso es un gran paso. Es importante que las audiencias puedan observar lo que están difundiendo los medios, más allá de que no conozcan el proceso interno. En una democracia plena tiene que existir una diversidad de contenido. Y justamente eso es lo que hoy la ciudadanía está criticando: está criticando aquellos contenidos que son homogéneos en casi la mayoría de los canales. Las audiencias exigen mucho más a los periodistas, a poder descubrir aquello que no se está entregando. Hay que realizar una restructuración de los medios de comunicación para generar una coexistencia de medios públicos, privados y comunitarios. Con esto la audiencia podrá decidir qué contenido consumir (y qué no)”.

—¿Cuáles son los próximos desafíos del periodismo?

—”Tiene que ver con una reflexión colectiva de todo el sector de las comunicaciones, empezando con las escuelas de periodismo: qué tipo de periodismo, qué tipo de profesionales estamos educando que puedan desempeñarse bajo estándares y criterios éticos al momento de ejercer nuestra profesión. Creemos que ese es un desafío importante. También creemos en la unidad dentro de nuestro sector, para que podamos forjar y promover una ley de medios, la cual garantice los tres sectores de la comunicación (público, privado y comunitario) para generar pluralismo de información y contenidos”.

—¿Por qué es tan baja la colegiatura en el gremio?

—”Desde hace muchos años hemos visto una pérdida de confianza en las instituciones. Esto es un efecto del sistema, un sistema individualista y que no promueve lo colectivo. Lo que hoy vivimos como Colegio es algo que también han vivido diferentes gremios y organizaciones que se han ido debilitando. Muchas veces se espera una retribución a la participación, es decir “yo participo, pero tú qué me entregas”. Y eso es lamentable porque es así como se ha ido construyendo este sistema egoísta. Sin embargo, ha existido un cambio importante. A propósito de octubre, hemos visto que se han autoconvocado nuevamente las organizaciones. Es necesario evaluar la importancia de estos espacios, esperamos que nuestros colegas puedan colegiarse para que podamos impulsar políticas públicas para las comunicaciones”.

Esta entrevista se publicó en la revista Pluma Libre, que realizan estudiantes del quinto año de Periodismo UAI. En este link puedes acceder a la revista completa.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: