LGBT+: comenzó junio, mes del orgullo

LGBT+: comenzó junio, mes del orgullo

Esta comunidad conmemora la protesta de 1969 y se manifiesta por la visibilización de las diversidades que la componen.

Por Constanza Canevaro

Las coloridas celebraciones se llevan a cabo en casi todo el mundo, mirando con optimismo los avances en materias de derechos que ha conseguido la comunidad, pero hay posiciones más críticas que se oponen a estas, porque existen luchas que aún no concluyen, además de creer en la influencia negativa de la comercialización de la fecha.

Su inicio se atribuye al año 1969, posterior a la redada de Stonewall, pub en la villa Greenwich. La policía estadounidense debió enfrentarse contra los manifestantes después de intentar detener a un grupo de personas que visitaban el lugar. El motivo de detención era por “conducta inmoral”, debido a la orientación sexual e identidad de los asistentes, y consumo de alcohol.

Las redadas policiales eran usuales, se infiltraban vestidos de civiles a los bares. Por aquellos años había ley seca y se le pagaban sobornos a la policía para que redujeran la frecuencia de su intervención. Las disidencias presentes se negaron a mostrar sus identificaciones. Sufrieron intimidación y represión policial.

La activista lesbiana, Stormé Delaverie, protestó que sus esposas estaban muy apretadas y fue atacada por un policía. Los detenidos decidieron arremeter contra las autoridades lanzando monedas y botellas. A ellos se les unieron otros visitantes y residentes de aquellos barrios, marcando un hito histórico de resistencia.

“No es un mes de celebraciones, sino un mes de conmemoraciones. Tenemos que conmemorar la lucha de todos los activistas en el pasado para que hoy, 2020, tengamos derechos civiles, derechos humanos, y que no nos sigan matando, porque es algo que sigue ocurriendo”, dice Alexander Inostroza, maquillador y activista por los derechos LGBT+. “Muchas personas de nuestra comunidad siguen siendo maltratadas, violentadas, y asesinadas producto de la homofobia”, agregó.

Teoría Queer

Se ha integrado progresivamente a la sigla y con ella los estudios de género. Un conjunto de ideas centradas en la identidad como una construcción social. De acuerdo con los estudios de Judith Butler, el género se define en la performance.

“En mi experiencia yo sigo aprendiendo a comunicarme, a tratar a la gente por su identidad de género, por su nombre social. Creo que es importante entender que estas siglas dan pertenencia a la comunidad y poder asociar nuestro sentir a un nombre”, comenta Alexander. 

Consiste en la no alineación con las normas sociales dominantes, o la deconstrucción de estas mismas. Se orquesta desde la orientación sexual, expresión e identidad de género, que puede rechazar las totalidades divididas entre femenino y masculino, surgiendo así el no binarismo. “Las diferentes expresiones de la sexualidad ya no se ajustan a una descripción estrecha donde debe encasillarse a las personas en alguno de los polos normalidad-patología”, escribió Ingrid Ambrosy sobre los cambios del paradigma en la teoría Queer o promoción de niveles de vida más dignos.

Cisgénero

Cuando el sexo biológico, asociado a la genitalidad, concuerda con la identidad de género de la persona, se le denomina cisgénero.

Transgénero

Son aquellas personas a las que el sexo que se les asignó al nacer no se ajusta con quienes son realmente, corresponden al género opuesto. Expresión de género e identidad. No es una obligación que transiten al sexo con el cual se identifican, es decir, tomar hormonas o realizarse cirugías, pero a veces pueden experimentar disforia con sus cuerpos.  

No binarismo

Se desentiende del sexo biológico. Radica en la construcción identitaria mediante la experiencia, se expresa sin escoger entre el binarismo de lo femenino y masculino, puede ubicarse en varios puntos de este espectro. Existen distintas alternativas dentro de las cuales se incluyen el género fluido, que es la circulación constante entre géneros; demiboy o demigirl, que son una mediana identificación con una de aquellas identidades.

Es importante recordar que la identidad de género es independiente al sexo biológico y no está relacionada con la orientación sexual de la persona, es decir, a quienes se siente atraído. Además esta varía desde las diversas teorías y estudios realizados.

En la fotografía Marsha P. Johnson, activista participante de la revuelta en Greenwich.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: