La fauna nativa recupera su terreno

La fauna nativa recupera su terreno

¿Qué tan real es que el confinamiento humano es la razón del avistamiento de animales inusuales en la ciudad?

Por Gabriela Sierra

Hace unas horas se anunció cuarentena total para el Gran Santiago. A partir del viernes 15, comenzará el confinamiento más masivo que se ha visto hasta ahora y, si bien tiene por principal finalidad frenar la propagación del virus, la medida traerá también ciertos beneficios para otros seres vivos, como la fauna local.

El lunes pasado se dio a conocer un resultado histórico. De acuerdo al censo mensual realizado en el Santuario de la Naturaleza Río Cruces y Chorocamayo, la Corporación Nacional Forestal (Conaf) contabilizó una cifra récord en el número de cisnes de cuello negro.

El trabajo de seguimiento, que fue hecho por los guardaparques y el administrador del Santuario, Mario Maturana, contabilizó un total de 33.666 aves, de las cuales 21.123 corresponden a cisnes de cuello negro. Esta cifra supera en un 24% a la publicada en el censo de abril del año pasado: 16.223.

Desde que las personas comenzaron a quedarse en sus viviendas, se viralizaron diferentes postales de reapariciones de animales en sectores urbanos o controlados por humanos. Los canales de Venecia con peces, patos y cisnes; ciervos por las calles de Sri Lanka y pumas en las de Santiago de Chile. Esos son ejemplos de lo que está ocurriendo alrededor del mundo.

En las redes sociales hay chilenos que celebran el resultado arrojado por el censo de la Conaf. “Los humanos somos el problema”, comentó un usuario. Hay una creencia colectiva de que estas reapariciones de animales están ligadas a la poca presencia humana en estos espacios. Pero, ¿qué tan real es eso?

Mitos sobre el avistamiento de especies

En el caso del aumento de cisnes de cuello negro en el Santuario del Sitio Ramsar Carlos Anwandter, la razón es otra. “La gran cantidad de cisnes registrados obedece a que un número importante de cisnes han migrado desde otros lugares hacia el Santuario para encontrar alimento y refugio”, explica Maturana en el sitio web de la Conaf. “Los cisnes de cuello negro son aves herbívoras y su alimento principal es la planta acuática llamada luchecillo (Egeria densa), la cual se encuentra de forma abundante en nuestros humedales”, agrega.

La hipótesis del aumento de esta especie fue entregada a la Conaf por Eduardo Jaramillo, zoólogo encargado del programa de seguimiento del lugar, quien desde 2004 se dedica a investigar el tema de los cisnes en el humedal.

En cuanto a los pumas que pasearon por las calles vacías de Santiago, hay dos explicaciones. Desde el Servicio Agrícola y Ganadero (SAG), aseguran que la presencia de los felinos se debe precisamente al confinamiento por coronavirus. Que la gente se guarde durante el periodo de toque de queda hizo que estos animales bajaran desde la cordillera a explorar la ciudad.

“Lo que se ha visto en Santiago, en Chicureo o hacia el sector cordillerano, es que efectivamente hay más avistamiento de animales silvestres por la no presencia humana. Pumas, principalmente, y zorros en otros sectores”, confirmó a Cooleruai Luz María Castillo, encargada sectorial de Recursos Naturales Renovables del SAG. “Es real, lo hemos vivido nosotros como servicio con denuncias a nivel país que llegan de estos avistamientos. En estos tiempos de no movilización de gente, ellos bajan en busca de alimento adonde un día esos terrenos les pertenecían”, añadió.

Pero otros expertos justifican el hecho por la sequía que enfrenta el país, lo que hace más difícil encontrar alimentos y tengan que salir de su hábitat natural en busca de más.

En el panorama internacional, la reaparición de diferentes especies también se explica por el confinamiento humano. “Cuando uno estudia las poblaciones y los ecosistemas hay algo característico: cada especie ocupa un nicho y no solo en un espacio físico sino también en la cadena alimenticia. Lo que estamos observando ahora que el humano está recluido en su microhábitat es que genera un aumento de espacio para que el nicho de otras especies pueda crecer”, dice Federico Prada, director de las licenciaturas en Biotecnología y Bioinformática de la Universidad Argentina de la Empresa, al sitio Infobae.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: