Baja el contagio de enfermedades respiratorias en Santiago

Baja el contagio de enfermedades respiratorias en Santiago

En la última semana de abril de 2019 se registraron 110 casos de Influenza A en la capital. Durante el mismo periodo de 2020, no se ha observado ninguno. Las razones varían y expertos se dividen.

Por: Francisca Jarpa

Una pequeña buena noticia en medio de la crisis sanitaria. Diversas enfermedades respiratorias en Santiago -virus como el Adenovirus, Rinovirus y Virus Parainfluenza- ya no aparecen tan a menudo en las consultas de salud. Respecto al mismo periodo (última semana de abril), la capital ha reducido drásticamente casos de contagio de este tipo de enfermedades.

Según Las Últimas Noticias, el Adenovirus en 2018 tenía dieciocho contagiados a esta altura del año y en 2020 se redujo a uno; en el caso Influenza A en 2018 era de tres, al año siguiente 110, y en 2020, cero. Lo mismo ha ocurrido con el Rinovirus, Influenza B y otros. Hay una evidente baja de distintos tipos de enfermedades respiratorias.

El director médico de la Red Salud UC, Jaime Santander, atribuye la caída en los cuadros de infección a la cuarentena de los escolares.

Durante los años anteriores, al menos en esta época, las enfermedades respiratorias abundaban en los hospitales y clínicas. “Hace un año, en el contexto de enfermedades respiratorias, la influenza era nuestro mayor dolor de cabeza”, agrega Santander.

La infectóloga pediatra de la Red Salud UC, Cecilia Perret, admite que la poca circulación de personas en las calles y otras medidas sanitarias para frenar el coronavirus -como el uso de mascarillas, distanciamiento social, cuarentena, toque de queda y el abundante uso de artículos de limpieza para desinfectar- han resultado ser medidas eficientes también para disminuir la transmisión de otros virus respiratorios.

La presidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias, Laura Mendoza, concuerda con la pediatra, ya que al comparar con la curva simétrica de los cincos años previos se advierte que las medidas restrictivas para frenar la pandemia del coronavirus son la principal explicación de la caída.

¿Influye el miedo?

Según Izkia Siches, presidenta del Colegio Médico de Chile, la baja se puede explicar porque “es el mismo mecanismo de transmisión y estamos testeando menos. La gente no va a las urgencias”.

Para Mendoza, otro componente puede ser que los datos no sean reales y que exista una menor cantidad de consultas médicas porque las personas tienen miedo de salir y contagiarse en las clínicas y hospitales.

Pero matiza su argumento:“Yo diría que quizás eso no es tan importante porque los cuadros respiratorios agudos virales tienen la sintomatología muy similar, imposible de diferenciar al resfrío por coronavirus, entonces ¿por qué la gente no va a ir a consultar? Si podría tener justo coronavirus, entonces no me hace mucho sentido que esa sea la razón”.

Según la presidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias otra de las causas de la baja, es que este año se logró una mejor cobertura por parte de los medios en avisar sobre la vacunación contra la influenza. “Otros años no se había logrado cobertura total, fue tardía, parcial, no se resolvió bien, en cambio ahora, la cobertura está en un 90%”, explica.

También Mendoza cree que las personas andan más pendientes de su salud. Tienen más cuidado de no ocupar calefacción contaminante en su hogar. Además, las medidas restrictivas que prohíben que funcionen industrias, provocan una baja en las emisiones de gas. En el mismo sentido influye el menor número de vehículos en las calles, que contribuye a que haya menor contaminación ambiental y menos material particulado fino en el aire que son componentes que afectan a la hora de contagiarse de una enfermedad respiratoria.

En comparación a la tardanza de los virus en pleno invierno, la doctora María Alejandra Muñoz, oncóloga de la Fundación Arturo López Pérez, asegura no saber cuál es la explicación, pero plantea que la tendencia de Chile viene de acuerdo a las olas o peaks, tanto de Estados Unidos como otros países de América y que las vacunas responden por lo menos a los virus estacionales del invierno y que “como las temperaturas no han empezado a disminuir tanto eso podría explicar la tardanza tanto de virus sincicial como el de la influenza”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: