Editorial: No son tiempos para el “retorno seguro”

Editorial: No son tiempos para el “retorno seguro”

Ayer se registraron 1.032 nuevos contagios de Covid-19 en el país. Es una cifra que, por un lado, calza con el aumento sistemático de testeos en la población, pero que por otro, preocupa a personas, autoridades y personal de salud. En términos concretos, se trata de uno de los números más altos de coronavirus desde que se registró al primer infectado en suelo nacional (3 de marzo).

Pero el aumento de contagios no debe ser el mayor indicador de preocupación. Existen otros factores que demuestran que la estrategia de la “nueva normalidad” que ha impulsado el Ejecutivo no está dando los frutos esperados.

En cinco regiones del país (Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Coquimbo y O’Higgins) el virus se está expandiendo más rápido que al inicio de la pandemia. Según un análisis de la Universidad de Chile, los contagios se están produciendo a una velocidad mayor que la capacidad de testeo. Esto interfiere directamente en la estrategia del ministerio de Salud, que trata de aplanar la curva lo más rápido posible.

El escenario se torna más complejo cuando se analiza la capital. En solo tres comunas (Santiago, Puente Alto y Recoleta) se concentra el 19% de los casos activos de coronavirus. Este aumento de contagios llevó a que 22 alcaldes —en una reunión con el subsecretario de Redes Asistenciales Arturo Zúñiga en La Moneda— solicitaran la activación de una cuarentena total para la región Metropolitana.

También ayer se quebró una tendencia que era bastante positiva. El número de contagiados activos por Covid-19 (11.578) superó a los 11.189 recuperados.

La situación en los hospitales (y de los centros asistenciales en general) tampoco es positiva. Como ejemplo, el Sótero del Río tiene más de 70 funcionarios contagiados y más de 200 en cuarentena. Los pacientes con el virus duermen en una sala de espera pequeña y los turnos de los enfermeros están desordenados.

El uso de ventilación mecánica también se incrementó en la última semana. Acorde a La Tercera, los pacientes con Covid-19 que requieren respiradores subieron un 21% en la última semana. Lo anterior se suma a los más de 900 pacientes que están recibiendo tratamientos intensivos producto de esta pandemia.

Todos estos datos demuestran que todavía es muy pronto para fomentar —aunque sea de manera gradual— el regreso a una vida “normal”. El anuncio del gobierno sobre el “retorno seguro” debió ocurrir cuando el país experimente una baja considerable y sostenida de contagios de Covid-19. Mientras eso no ocurra, el confinamiento, las medidas de distancia social y los cordones sanitarios se tienen que mantener y en algunos casos, profundizar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: