Síntomas de muerte: cuando el coronavirus se vuelve letal

Síntomas de muerte: cuando el coronavirus se vuelve letal

Los pacientes en estado grave enfrentan una descompensación pulmonar que se produce por una inflamación general y la poca transmisión efectiva de oxígeno. Quienes no superan estos síntomas, pueden morir.

Por Mateo Navas García

En un principio puede parecer un virus débil e inofensivo. Fiebre, tos seca y fatiga son síntomas que todos han padecido en algún momento. Los afectados pueden pensar que se trata de un resfrío común. Pero no lo es. El Covid-19, la pandemia que ha producido más de 180 mil muertes en el mundo y la mayor recesión de las últimas décadas, es mucho más que eso.

Si bien la mayoría de los contagiados por coronavirus se recupera sin ningún tipo de inconvenientes, existe una fracción de estos deben enfrentar una segunda batalla, una mucho más compleja y sombría. Los casos más graves comienzan a experimentar una descompensación en los pulmones, que se caracteriza por una dificultad al respirar. Si esto persiste, se puede gatillar una inflamación en distintos órganos y una deficiente distribución de oxígeno en el cuerpo: una mezcla mortal para los pacientes con enfermedades o condiciones preexistentes.

“El principal problema con el coronavirus es que no solo afecta la vía aérea alta, sino que también ataca los pulmones y estos se ven muy afectados en sus etapas tardías. Se puede ver principalmente por la dificultad al respirar y muchas veces las cosas que se hacen para luchar contra el virus puede generar inflamación, haciendo que la respiración se vuelva aún más difícil”, explica Alejandro Maraboli, enfermero del Hospital del Trabajador, que ha tratado casos de Covid-19.

Hasta el cierre de esta edición, por lo menos 11.296 personas han enfrentado este virus en Chile. De este número, 5.386 (47,7%) se han recuperado. Sin embargo, existe un 1,4% de contagiados que no pudieron ganar esa segunda batalla. Esto se traduce en que 160 personas han fallecido producto del coronavirus; una cifra impactante pero que de todas formas está por debajo de países como Brasil, Perú, Ecuador y Colombia.

De los 5.750 casos activos que existen en suelo nacional, 399 (6,9%) se encuentran en tratamientos intensivos. Otro 5,4% —que representa a 309 personas— está conectado a un ventilador mecánico. Y un 1,2% (66 personas) se encuentra en “situación crítica”. Juntos suman 774 contagiados; casi 800 hombres y mujeres que no pudieron combatir los primeros síntomas y que hoy luchan por vencer a este virus.

Primeros síntomas de gravedad

Aunque la mayoría de las personas conoce los signos iniciales de este virus, son pocas las que entienden qué le ocurre al cuerpo cuando la enfermedad está en una etapa avanzada. Las primeras demostraciones que revelan un cierto grado de peligrosidad relacionado con dificultades en la respiración: en esos momentos los pulmones se contraen y reducen su capacidad de entregar oxígeno.

​Bruno Peña, médico de urgencias de la Clínica Indisa, dice que el síntoma más común en los casos de gravedad por Covid-19 es “una insuficiencia respiratoria aguda, la cual significa que el pulmón se inflama a un punto en el que el intercambio de oxígeno se vuelve muy lento”.

“Los vasos sanguíneos comienzan a filtrar líquido a los tejidos pulmonares y estos pueden tapar los alvéolos impidiendo el intercambio efectivo de oxígeno”.

Alejandro Maraboli

​Muchos de los afectados por esta insuficiencia sobreviven producto de su edad o su sistema inmunológico. Sin embargo, los pacientes con enfermedades preexistentes tienen que recurrir, en su gran mayoría, a la ventilación mecánica. Esta máquina permite, a juicio de Peña, mantener con vida a las personas durante días y semanas para que puedan recuperar su capacidad respiratoria.

​ Todo esto se torna más complejo cuando el paciente no tiene la posibilidad de conectarse a un ventilador: “Los vasos sanguíneos comienzan a filtrar líquido a los tejidos pulmonares y estos pueden tapar los alvéolos impidiendo el intercambio efectivo de oxígeno”, explica Alejandro Maraboli.

Cuando todo se complica

Si bien el pulmón es el principal órgano afectado por esta enfermedad, no es el único. Cuando el virus avanza, se empiezan a dañar indiscriminadamente otras partes del cuerpo, que, si no se tratan de manera rápida y efectiva, pueden sufrir un daño irreparable. En ese momento el escenario se torna complejo, ya que el paciente necesitará más que un ventilador mecánico para sobrevivir.

“Se ha visto que se puede manifestar una coagulación intravascular diseminada, es decir, que algunos pacientes, como método reactivo del cuerpo hacia la inflamación —en pos de potenciar la producción de glóbulos blancos—, estimulan a la médula, aumentando también las plaquetas y los factores de coagulación”, expone Peña.

“Junto con la falta de oxigenación de la neumonía producida por el Covid-19, se comienzan a generar fallas en distintos órganos, terminando en una falla multirogánica y la muerte”

Bruno Peña

Esta es la situación más habitual con las víctimas, ya que, como explica el médico de la Clínica Indisa, “junto con la falta de oxigenación de la neumonía producida por el Covid-19, se comienzan a generar fallas en distintos órganos, terminando en una falla multiorgánica y la muerte”.

​El impacto de este virus en el sistema respiratorio puede tener otro origen (aparte de la inflamación pulmonar). Según las últimas investigaciones, el Covid-19 sería capaz de atacar la hemoglobina (proteína ubicada al interior de los glóbulos rojos), que si se ve afectada puede generar problemas en la respiración. Si esta hipótesis se confirma, según Peña, respondería muchas preguntas en torno a la alta mortalidad que tiene esta pandemia.

También puedes ver:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: