Cuarentena: los problemas entre adolescentes y padres pasaron a segundo plano

Cuarentena: los problemas entre adolescentes y padres pasaron a segundo plano

El año escolar y qué hacer en sus tiempos libres se han transformado en las mayores preocupaciones de los jóvenes.

Por Fernanda Latuz

La cuarentena en una vivencia compleja para todos. Durante las últimas semanas se han dado muchos consejos a los padres de niños pequeños para que puedan entretenerlos aun en situación de encierro. Sin embargo, poco o nada se debate sobre la convivencia con hijos en la etapa de adolescencia, que se caracteriza por los conflictos, discrepancias y luchas de poder.

Así como es de esperarse que los menores se encuentren un poco más inquietos en estas condiciones, sería razonable pensar, también, que los jóvenes están más propensos a discutir con sus padres al pasar más tiempo juntos. Pero esto sería bastante lejano a la realidad, ya que otros temas se han convertido en el foco principal, según conversó Cooleruai con un grupo de adolescentes para esta nota.  

Aquello que parece ser únicamente un problema para los niños, también se transformó en uno para estos jóvenes.  JV, de quien no se revelará el nombre por ser menor de edad, al igual que todo el resto de los participantes, tiene 15 años y cuenta: “He tenido que buscar hartos panoramas, estoy haciendo muchas cosas que antes no hacía, como meditar, yoga y ejercicio”.

A lo mismo alude MJ, de 14 años. “A mí me gusta estar en casa, ver películas en Netflix, videos, tik toks… pero ya va un mes desde que no salgo y no voy al colegio, entonces busco con qué entretenerme”, comenta la menor.

“Yo he hecho lo que normalmente haría, pero cuando hay tiempo tratamos de hacer algo nuevo”, dice SR, de 15 años.

Para la psicóloga Paulina Hidalgo, “el cerebro se activa y genera la creatividad, buscan actividades o cosas que antes, a lo mejor, no hacían, rellenando esos tiempos libres que se dan en cuarentena”.

Miedo a perder el año escolar

La pérdida de clases presenciales y sus nuevos formatos es otra de las preocupaciones de los jóvenes al no existir sistema establecido. “La primera semana me mandaron tareas de todas las materias, la tercera eran tareas más clases online, ahora estoy de vacaciones”, cuenta JV.

AH, de 13 años, tuvo clases a través de Google Classroom. “Ahora estamos de vacaciones y volvemos en dos semanas para seguir con la misma modalidad, pero no sé bien si vamos a regresar al colegio, no se han comunicado con nosotros respecto a qué va a pasar más adelante”, comenta.

Hidalgo añade: “Estamos viviendo en un mundo muy ansioso, no nos podemos proyectar de aquí a una semana o un mes porque no sabemos lo que pasará con el tema del coronavirus. En el caso del adolescente, no se puede imaginar lo que ocurrirá este año, algunos tienen el miedo de perder el año escolar”.

El estrés del encierro

“El estar encerrada y que me manden guías en algunas asignaturas que no entiendo o que son nuevas para mí me genera enojo, entonces peleo con mi mamá”, explica MJ.

Pero aquellas discusiones no son habituales según los jóvenes entrevistados. “En general cuando mi mamá trabaja, mis hermanos están en la universidad y yo en el colegio, no tenemos mucho tiempo para pasar juntos, ahora almorzamos todos los días juntos, independiente de nuestras actividades online, hay más conexión y temas para hablar en familia”, dice AH.

“No me ha generado ninguna incomodidad el estar en mi casa y compartir con mi familia, lo que me genera estrés es llevar mucho tiempo encerrada”, menciona MJ.

Explica la psicóloga que eso ocurre porque “estando en cuarentena se da mucho más el tiempo en familia, el tema de compartir, de comer juntos; se va conociendo la realidad de los padres y se va valorando”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: