Creatividad y Covid-19: Cómo los escritores enfrentan el encierro

Creatividad y Covid-19: Cómo los escritores enfrentan el encierro

Mientras algunos autores nacionales aprovechan la contingencia para terminar o editar sus textos, otros mencionan que la propagación del coronavirus hace imposible que fluya la creatividad literaria. “Creo que es tal la incertidumbre en la que estamos, que por lo menos para mí, se ha hecho muy difícil concentrarme en algo determinado”, dice Nona Fernández.

Por Mateo Navas García

A finales del siglo XVI y principios del XVII, una letal peste llegó a suelo londinense. Producto de su alta mortalidad, las actividades presenciales se suspendieron y el confinamiento se extendió ininterrumpidamente durante más de diez años. Con las obras de teatro canceladas, un joven dramaturgo, llamado William Shakespeare, tuvo que pasar largos periodos en su domicilio.  En ese lapso escribió algunos textos para que —una vez terminado el brote—llegaran a los escenarios.

El resultado de esta cuarentena se rememora hasta el día de hoy porque representa la paradoja de una crisis humanitaria teñida de éxitos artísticos: el autor británico logró escribir trabajos como “Macbeth”, “Antonio y Cleopatra” y “El rey Lear” cuando miles de personas en Inglaterra estaban muriendo.

Pero el ejemplo de Shakespeare no es el único. Pintores como Edvard Munch, científicos como Isaac Newton y escritores como Giovanni Boccaccio también lograron desarrollar sus trabajos más exitosos en épocas de cuarentena. El confinamiento les entregó el tiempo, espacio y la creatividad que necesitaban para poner en práctica un potencial que, de no haberse presentado una pandemia, nunca hubiera explotado.

En el contexto actual, sin embargo, los escritores chilenos se dividen. Algunos dicen que la contingencia —invadida de noticias negativas sobre el coronavirus— les nubla el proceso creativo que es necesario para comenzar un proyecto literario determinado. Otros enfrentan la cuarentena con optimismo y mencionan que es ideal para potenciar ideas previas que nunca pudieron llegar al papel. Dos visiones opuestas entorno a un virus que ya suma más de 5 mil contagiados en el territorio nacional.

El temor económico

Los más críticos del auge del Covid-19 mencionan que el confinamiento ha interrumpido sus ingresos habituales. Esto debido a que la mayoría de los escritores desarrolla su actividad laboral de forma independiente: talleres de lectura y colaboraciones con editoriales han sido algunos empleos que se han suspendido a causa del coronavirus.

“La mayoría de los escritores somos parte del mundo independiente. Hemos parado financieramente, no tenemos ingresos en estos minutos. Todo lo que hacíamos se ha quedado sin remuneración. Somos parte del boletariado, de ese ejército fantasma de trabajadores”, dice a Cooler UAI Nona Fernández, autora de libros como La dimensión desconocida y Mapocho. Además, la novelista nacional expone que los tiempos no están para comenzar procesos creativos porque existe una sobreexposición a una pandemia que se ha expandido con rapidez en todo el mundo.

Sin embargo, Fernández menciona que ha logrado escribir columnas de opinión para transparentar el complejo escenario de los escritores autónomos: “Han salido trabajos que tienen que ver con eso: con incentivar la mirada hacia el sector independiente y así mostrar las carencias y la precarización que en general sufrimos y que en este contexto se evidencian de manera más feroz todavía”.

La oportunidad perfecta

A diferencia del mundo de la literatura tradicional, hay un sector que está experimentando un periodo de bonanza: la escritura de guiones para producciones audiovisuales.

“En estos tiempos lo que más se puede hacer es trabajar en libretos, películas, series, teleseries, en todo. De hecho, eso es lo que está ocurriendo en el mercado en general. Lo que más se está haciendo es trabajar con los textos porque es la única forma en que se puede avanzar en los proyectos. Se está escribiendo mucho más de lo que se escribía normalmente”, menciona a Cooler UAI Rodrigo Bastidas, guionista de teleseries como “Pituca sin lucas” y “Pobre Gallo”.

Acorde a su análisis, la cuarentena no cambia mucho el ambiente laboral de los escritores porque estos siempre se han enfrentado a un clima íntimo y de reclusión. Una pieza o un escritorio —menciona el guionista— son suficientes para que un autor pueda completar su proceso de creación.

Si bien el auge de Covid-19 puede generar profundos problemas en el mercado del trabajo, Rodrigo Bastidas menciona que “hoy en día la actividad literaria va a crecer enormemente”. A lo que agrega que “para un escritor una cuarentena de estas características no le cambia mucho su rutina. Yo estoy escribiendo una teleserie y la verdad es que mi rutina es prácticamente la misma”, sentencia.

Un espacio de reflexión

Producto del auge de los contagios de Covid-19, es incuestionable que las personas pasen más tiempo en sus domicilios. Esta ha sido una oportunidad para que algunos escritores retomen un proceso creativo que antes estaba en pausa.

María José Navia, autora de libros como “Lugar” y “Kintsugi, menciona que la cuarentena puede ser una oportunidad para reencontrarse con cosas que son necesarias para cada autor: “La creación literaria no es solo sentarse a escribir y poner palabras sobre una página. Para mí, también se trata de leer (y mucho, muchísimo), es escuchar música, es ver películas o mirar por la ventana”.

La armonía que existe en los hogares puede ser utilizada, según Navia, como un insumo clave para potenciar la creatividad. Acorde a su análisis, estos momentos de encierro “son difíciles y nos van a transformar a todos como creadores”, sin embargo, anticipa que “son tiempos de silencio en que nos estamos escuchando mucho, quizás más que nunca: a nuestras cabezas, a nuestros cuerpos”.

Algo similar le ocurre a Arelis Uribe, autora del libro de cuentos “Quiltras”. Desde Nueva York —donde vive desde el año pasado mientras cursa un magíster en literatura—, ha estado compartiendo su experiencia de vivir en uno de los epicentros de la crisis sanitaria. La semana pasada subió a su cuenta de Instagram una invitación a conversar: “Estoy pasando la cuarentena sola en casa y hace tres días que no salgo. Me he puesto creativa, ayer descubrí cómo subir al techo desde la escalera de incendios. Hice dos lives esta semana y sirvió para acompañarme. Conversar, conversar, conversar, es lo único que me alimenta en estos días de encierro”, concluyó.

Libros para leer esta cuarentena

Una de las tendencias que ha surgido producto del auge del Covid-19 es la lectura. En Cooler UAI te recomendamos estos libros para que tu confinamiento sea más llevadero:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: