COVID-19 en regiones: el virus de la centralización

COVID-19 en regiones: el virus de la centralización

Más de la mitad de los casos por coronavirus en Chile están fuera de la región Metropolitana y las medidas para frenar la pandemia son diferentes en el país.

Por Javiera Hidalgo

En las últimas semanas el coronavirus se ha convertido en el protagonista de todas las portadas y titulares de los medios de comunicación en Chile. Los casos confirmados llegaron hoy a 5.546 y fuera de la región Metropolitana equivalen a un 54,1%. 

Si bien la información que gira en torno a la pandemia se concentra en la capital, en las demás regiones se vive de manera distinta en relación con las medidas que se tomen en cada una. Especialmente en la Araucanía, donde los casos llegan a 669 personas, la segunda con más contagiados en el país.

La subsecretaria de salud, Paula Daza, dio a conocer el cordón sanitario que se estableció para Temuco y Padre Las Casas, desde el jueves 9 de abril a las 18:00 horas y hasta el lunes 13 a las 5:00 horas. Para el libre tránsito se requerirá un salvoconducto equiparable al de toque de queda. Además, se prolongó una semana más la cuarentena total para ambas comunas por el rápido aumento de los contagiados.

En Temuco las ferias libres funcionan a pesar de la cuarentena total. Frida Lemp, de 58 años y temuquense, comenta que las personas siguen yendo al centro: “Las personas se han vuelto locas tratando de comprar y adquirir cosas, pero creo que falta un poco más de cultura. Andan igual sin mascarilla en la calle. Respecto al gobierno, creo que falta un poquito más de mano dura, determinaciones más estrictas”.

Coronavirus al norte de Chile

En la Región de Tarapacá se han registrado 26 casos, tres muertos y tres personas internadas en el Hospital Regional. Las medidas acordadas por el Jefe de Defensa Nacional de Tarapacá, Guillermo Paiva, el intendente, Miguel Ángel Paiva, los municipios, las policías, servicios públicos y las FF.AA., giran en torno a prohibir traslados a segundas viviendas, controles a personas que están en cuarentena, uso de mascarillas en transporte público y privado y reforzamiento de aduanas sanitarias.

La municipalidad de Iquique se ha preocupado por los adultos mayores en la zona y tienen un plan para acudir en ayuda de quienes lo necesiten. Yolanda Sciaraffia (88), cuenta que por donde vive las personas se cuidan bastante. Su esposo que se hace diálisis tres veces a la semana y las personas que lo trasladan al hospital se mantienen constantemente con guantes y mascarillas puestas. Además, recibe ayuda municipal en caso de que la requiera: “ayer me llamó por teléfono el alcalde y me preguntó por mi salud, si necesitaba algo para que le avisara, aquí se preocupan mucho por la gente mayor. Además, fumigaron todo el pasaje, que también encuentro que es una buena acción mientras uno se cuida por motivos de prevención”.

En la región de Antofagasta, a pesar de que ya tienen 77 casos confirmados, no existe cordón sanitario ni cuarentena total. Asimismo, el comercio está funcionando de manera normal y la única medida respecto a la cuarentena es el toque de queda que se proclamó a nivel nacional. Según el medio local Timeline, se han registrado 4 recuperados en la ciudad, mientras otros dos se encuentran en la UCI.

Ana María Covarrubias, kinesióloga y antofagastina, dice que la crisis los ha golpeado muy fuerte y que, a pesar de que es una ciudad que se caracteriza por la minería y que abastece en gran porcentaje al país, el comercio que se ejerce en el centro de la ciudad es igual de relevante para los ciudadanos, por lo que el paro de actividades por cuarentena tendría un gran impacto en la zona.

Para ella las medidas han sido deficientes, la magnitud de la crisis genera una baja de insumos para las personas y lo que hay se eleva a precios inalcanzables: delantales, guantes, gorros y productos de aseo, hoy se hacen imposibles de conseguir. Las personas en los centros médicos, según Covarrubias, respetan y mantienen distancia. Sin embargo, en las calles y donde hay filas de espera las personas se impacientan y el autocuidado se pierde, ya que las autoridades no proporcionan protección como toldos para el sol o desinfectantes de manos.

“Como kinesióloga me ha afectado mucho, porque las personas no van a atenderse, por temor al contagio o por temor a los traslados, entonces no hay prácticamente atenciones ambulatorias”.

Por otra parte, en Calama se vive con normalidad. El porcentaje de personas que usa mascarillas es bajo e incluso el toque de queda no es impedimento para que personas estén fuera de sus casas sin salvoconductos. Solo restaurantes han cerrado, mientras que el comercio sigue funcionando.

Ximena Díaz trabaja en el CESFAM de Calama y como funcionarias se pusieron de acuerdo para comprar máscaras de soldador y así protegerse de un posible contagio, ya que las personas siguen yendo al recinto por leche, vacunas y remedios sin tomar los resguardos sugeridos por las instituciones de salud.

“No hay conciencia, para las personas pareciera que es un día normal, hubo gente que tuvieron que sacar de la cascada, porque las personas hacen picnic. Para ellos son días libres”, explica Díaz.

En el caso de la región de Atacama se constataron 8 infectados, específicamente en Copiapó. El panorama es alentador: se han tomado medidas como el cierre de centros comerciales y las autoridades han hecho fluir la información para la población.

Edwin Cepeda, minero de la región, sigue trabajando, pero su empresa le ha brindado las condiciones necesarias para su protección. “Para este caso, el hecho de vivir la pandemia en región es diferente a estar en la región Metropolitana, porque al ser una provincia del norte, ha golpeado de manera diferente, han llegado menos casos de los que hay en Santiago y en el sur, lo que significa que la trazabilidad aún es fácil de detectar y esperamos que eso se mantenga en el tiempo”, comentó.

Finalmente, hoy las autoridades dan diariamente medidas para las comunas más afectadas, en tanto las poblaciones regionales siguen a la espera de prevenciones más drásticas para no aumentar el espectro de contagiados en las provincias más alejadas de Santiago.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: