Las cifras que faltan en torno al coronavirus

Las cifras que faltan en torno al coronavirus

Aunque el ministro de Salud, Jaime Mañalich, da conferencias de prensa casi todos los días, aún existen datos que no han comunicado, que son de suma importancia a la hora de analizar el comportamiento del virus en el país.

Por: Magdalena Garrido

Al 25 de marzo de 2020, hay 1.142 contagiados con coronavirus en Chile. Sin embargo, esta cifra solo corresponde al total de personas testeadas que dieron positivo, y no necesariamente representa la realidad de la propagación del coronavirus en el país y que deja fuera a pacientes asintomáticos portadores.

Si bien el ministro de Salud, Jaime Mañalich, comparece ante la prensa casi todos los días, aún hay datos relevantes que falta por esclarecer y que podrían resultar esenciales para la creación de políticas públicas y para el autocuidado de la población.

Datos fantasmas

Si bien los síntomas del coronavirus son de conocimiento público, poco se ha hablado sobre los portantes del virus que no padecen ninguno de sus efectos.

Según Romilio Espejo, bioquímico y Premio Nacional de Ciencias Aplicadas y Tecnología del 2018, y Felipe Cabello, microbiólogo, en su columna para El Mostrador, comentaron que “si se considera que alrededor del 50% o más de los infectados es asintomático, el número total de ellos sobrepasaría de esta manera los 14 mil”. El problema radica en que siguen contagiando sin saber que están portando el virus.

Por otro lado, no existe información disponible sobre la procedencia de los contagiados.

El gobierno transparenta en su “Reporte de Coronavirus del 22 de marzo” los centros médicos que tomaron el examen a los contagiados, sin embargo no indica la comuna en la que viven, por lo que no es posible contar con curvas de contagio propias de cada zona.

No obstante, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, pidió a Tomás Pérez-Acle, doctor en biotecnología, que desarrollara junto a otros científicos un modelo que lograra georeferenciar los contagiados para obtener datos propios de cada comuna.

El modelo ya fue presentado y se puede revisar la metodología en el hilo de Twitter.

El resultado aún no es de libre disposición, pero Pérez-Acle aseguró, en la red social, que están trabajando para crear un sitio web con el modelo.

Según Romilio Espejo y Felipe Cabello, la cifra total de contagiados en Chile ascendería a los 30 mil. “Si se considera también que cada infectado, asintomático o sintomático, tiene la capacidad de infectar por lo menos a dos personas más a lo largo de dos semanas, el número total de infectados en Chile probablemente se aproxima en este momento a los 30 mil.” Esto teniendo como base las estadísticas de evolución del virus en China. Lee la columna completa.

Autocuidado a medias

De las características de los contagiados, actualmente se conoce solo la edad y el sexo.

Según el informe de casos confirmados de coronavirus del 17 de marzo, disponible en el sitio web del Minsal, no existe una diferencia significativa entre hombres y mujeres y la mayoría de los casos se concentra en las edades de 30 a 40 años.

Sin embargo, desde el 18 de marzo, el ministerio dejó de transparentar estos datos para entregar solo la cifra total.

El llamado del gobierno a las personas para que tomen precauciones higiénicas ha sido reiterativo, pero hay características de los contagiados que podrían ser importantes a la hora de tomar decisiones, tanto para la formulación de políticas públicas, como para el autocuidado de la población. Estos son:

  • Edad
  • Sexo
  • Grupo socioeconómico
  • Lugares que más frecuentan
  • Si presentaban enfermedades previas

Según Carlos Franco, director del Observatorio de Datos del Periodismo y la Comunicación, es importante que entreguen más información.

“Mientras más datos disponibles tengamos especialistas de distintas áreas, más y mejores ideas podremos generar. No viene mal tener varias opciones, tratándose de un enemigo tan letal y desconocido como este”, comenta.

Por otra parte, Magdalena Saldaña, doctora en Periodismo y comunicación de masas, se refiere a cómo afecta la relación que existe entre la poca información que transparenta el gobierno versus las versiones de los expertos en el área.

“Este desacuerdo en la entrega de información puede producir aumento en la desconfianza, confusión y ansiedad en la ciudadanía, porque no hay claridad de cómo nos encontramos en términos sanitarios”, menciona.

Agrega que la falta de información puede es perjudicial para la comunidad científica, puesto que les impide detectar patrones y conocer al virus y su comportamiento, pero también para tomar decisiones informadas que ayuden a prevenir y predecir lo que se viene.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: